Los ciclistas primero

La reforma del Reglamento prevé que los ciclistas puedan circular por sentido contrario en estas vías.

Las bicis podrán circular por aceras y tendrán prioridad en las «zonas 30»
Las bicis podrán circular por aceras y tendrán prioridad en las «zonas 30»

MADRID- ¿Una propuesta en firme o un nuevo globo-sonda? Con este escepticismo recibieron ayer las asociaciones de automovilistas el nuevo objetivo de la DGT. El subdirector de la Normativa de Tráfico, Ramón Ledesma, anunció ayer en Córdoba, en el marco del 2º Encuentro de Ciudades para la Seguridad Vial, varios objetivos que «ayudarán a contribuir a reducir la accidentalidad y mejorar la seguridad vial». Así, la reforma del Reglamento General de Circulación, que se aprobará este año, recoge medidas enfocadas a mejorar las condiciones de los ciclistas en vías urbanas.


A un metro de los edificios
Las bicicletas podrán circular por el centro de la calzada –no sólo por la derecha, como hasta ahora– en las zonas urbanas de un solo carril que, según el Reglamento, estarán limitadas a 30 kilómetros por hora. La medida incluiría la posibilidad de que los ciclistas pudieran circular en sentido contrario.

La norma prevé también que las bicis puedan circular en las aceras que midan más de tres metros de ancho. Eso sí, nunca a menos de un metro de las fachadas de los edificios, algo prohibido hasta ahora, pues las bicicletas están consideradas en el Reglamento como vehículos de motor. En cuanto a las motocicletas, se prohibirá el uso de los llamados cascos «quitamultas».

En definitiva, se trataría de una reforma profunda del Reglamento. Ahora bien, ¿podrá llevarse a cabo? «En materia de tráfico, España es un reino de taifas», afirma a este diario Mario Arnaldo, presidente de Automovilistas Europeos Asociados (AEA). «Hay 8.000 normativas de tráfico diferentes en 8.000 ayuntamientos. El Gobierno tendría que exigir a los consistorios el cumplimiento de una normativa única. Y, por poner un ejemplo, el 95 por ciento de los ayuntamientos no cumple el carné por puntos», añade Arnaldo, que considera que las declaraciones de Ledesma en Córdoba son más un «brainstorming» que una propuesta en firme. Y es que las ordenanzas municipales lo ponen difícil. «Lo que la DGT debe hacer es exigir una uniformidad municipal. Y ofrecer un apoyo técnico para que todos los ayuntamientos puedan cumplir la ley», asegura.


Copia del modelo francés
La AEA considera positivo que los ciclistas puedan circular por el centro de las «zonas 30», algo que ya se aplica en Francia. De hecho, creen «que lo que la DGT ha propuesto no es más que una copia del reglamento francés». Lo que la AEA no ve claro es la posibilidad de que los ciclistas circulen por las aceras, pues «el Tribunal Supremo estipula que sólo pueden circular por carriles-bici. En este caso, tendría que afrontarse una reforma legal».

«No es la dirección correcta. Se intenta dar cobertura legal a una práctica que no es la ideal. Lo ideal es que haya carriles bici», afirmó ayer a Servimedia Lluís Puerto, director técnico de la Fundación RACC. Además, consideró que estamos ante un «apaño», porque ya existen ordenanzas municipales que regulan la circulación de bicicletas.

Mientras, el Comisariado Europeo del Automóvil cree que, con estas reformas, «se trasladará al peatón la inseguridad que antes tenía el ciclista».