Toño el portero de Soto

Fachada de la discoteca «Balcón de Rosales» con pintadas contra el principal acusado de matar a Álvaro
Fachada de la discoteca «Balcón de Rosales» con pintadas contra el principal acusado de matar a Álvaro

Madrid- El cambio de la calle a prisión no es fácil. Estar encerrados y entre delincuentes no es una situación fácil de digerir. Sin embargo, según fuentes policiales, Toño se adaptó rápidamente a su vida carcelaria. En cuestión de días, el principal acusado por la muerte de Álvaro Ussía era un reo más. No sólo eso. Su situación era si cabe más complicada porque compartía módulo con delincuentes violentos y reincidentes. Tampoco supuso mayor problema para Antonio Sánchez. De hecho, tuvo hasta varios enfrentamientos con otros presos. No graves y por motivos de convivencia, pero peleas al fin y al cabo en un centro penitenciario. Los que le han tratado y trataron al principio aseguran que el joven se comportaba como un auténtico «veterano» de la cárcel.Quizá fue esta destreza en la convivencia lo que llevó a Toño a recalar en la unidad de psiquiatría de la prisión. Allí tuvo que enfrentarse a un incidente que ha motivado que su defensa utilice el suceso a su favor. En su escrito, la abogada de Antonio Sánchez solicita que se reclame un «informe de conducta» del departamento de enfermería de la cárcel de Soto del Real, donde permanece en situación de prisión provisional. En ese informe, se asegura al respecto, se hace constar el comportamiento del acusado en las funciones que desempeña, «destacando la conducta observada en el incidente que se produjo el 26 de febrero pasado, evitando que un interno ingresado en psiquiatría lesionara con una cuchilla a otros internos y a los funcionarios de guardia, poniendo en riesgo su vida». Al parecer, Toño redujo al agresor. Claro que antes de pisar Soto, era portero de discoteca.