Fútbol

Sobriedad mejor que espectáculo por Nacho Villa

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Algo pasa aquí cuando la diferencia evidente de puntos entre el Barça y el Madrid en la Liga no se corresponde a la realidad que podemos ver en el juego. Está claro que los madridistas comenzaron el campeonato con dudas y con tropiezos inexplicables y que el Barça, por su parte, no ha fallado hasta el momento.

Pero este Barça de Tito Vilanova no es el Barça de Pep Guardiola. Ciertamente que el partido de Riazor contra el Deportivo resultó un partido lleno de espectáculo, con Leo Messi como gran protagonista y canalizador de un juego ofensivo y llamativo; pero que nadie se engañe: pese a los cinco golazos del líder del torneo de la regularidad, la dura realidad es que han tenido en su puerta un auténtico queso gruyere, recibiendo cuatro goles con una defensa inestable y con un portero dubitativo. Mucho espectáculo, pero también mucha debilidad. Y eso es siempre muy peligroso.

Mientras tanto, el Real Madrid está jugando más seguro, sin tanto brindis pensando en la galería, pero con una solvencia más que suficiente para caer en la cuenta de que este Madrid, aunque todavía no esté ofreciendo su mejor cara, sabe bien lo que se juega, aunque no le saliera en Dortmund.

En estos momentos me quedo con la sobriedad del Madrid frente al espectáculo del Barça. Prefiero que la puerta esté a cero que golear a costa de ser goleado. Y, desde luego, Vilanova, con esta falta de seguridad en la defensa y en la portería, tendría que estar muy preocupado. Messi golea de tres en tres, pero Valdés también los recibe y así las cuentas no cuadran.