Las empresas murcianas relacionadas con el agua facturan 300 millones anuales

MURCIA-El consejero de Universidades, Empresa e Investigación, José Ballesta, junto con el presidente de la Federación de Empresarios del Metal de la Región de Murcia, Juan Antonio Muñoz, y el consejero de Educación, Formación y Empleo, Constantino Sotoca, participó ayer en la clausura del proyecto europeo «Swan», en el que, durante los dos últimos días, la Comunidad ha representado a España, para impulsar la investigación de tecnologías que permitan un uso más sostenible de los recursos hídricos. Un proyecto, que según comentó Ballesta, «tiene como objetivo reforzar el triángulo que existe entre el desarrollo de tecnologías para el uso sostenible del agua, el crecimiento económico regional y la conservación del medio ambiente».

De forma que el proyecto se ha centrado en la transferencia de conocimiento en materia de investigación y desarrollo y en el intercambio de experiencias, para lo que ha impulsado y consolidado un clúster del agua, del que forman parte más de setenta agentes. Así, los técnicos y expertos que lo integran han estudiado iniciativas pioneras y experimentadas sobre el uso sostenible del agua, la gestión de residuos, las energías limpias, el tratamiento de aguas residuales, tecnología de reciclaje o la relación entre las empresas y los centros de investigación.

Por lo que hasta mañana, la Región, en concreto en el salón de actos de la Fremm, acogerá el I Salón del Agua del Mediterráneo, donde una veintena de empresas expondrán las últimas tecnologías en materia de eficiencia hídrica. Además, de forma paralela se han organizado encuentros empresariales para favorecer nuevas oportunidades de negocio entre empresas y grupos de investigación.

Y es que, la Región cuenta con 120 empresas relacionadas con las tecnologías del agua, que emplean a unas 2.500 personas y facturan unos 300 millones de euros anuales. Las líneas estratégicas sobre agua se centran en la gestión, uso en la agricultura y el tratamiento, sobre lo que Ballesta aseguró que «son los elementos que nos distinguen a nivel global». No obstante, cabe destacar que la mayor demanda procede del sector agrícola, la industria alimentaria y el turismo.