El Clínic aplica tecnología 3D en los quirófanos

BARCELONA– Primero irrumpió en las grandes pantallas, poco a poco va implantándose en televisores, libros, etc y ahora el 3D llega, mejorado, al quirófano. La tecnología todavía tiene que perfeccionarse para estar completamente al servicio del cirujano pero ya es una realidad que se aplica cada día en Japón y el Hospital Clínic de Barcelona. De hecho, el doctor Antonio de Lacy, jefe del Servicio de Cirugía Gastrointestinal del Clínic, es el encargado de testar el instrumental y reportar posibles mejoras a la compañía creadora, Olympus, para que sus ingenieros logren sacar todo el potencial del 3D en beneficio de una cirugía más precisa y segura.

Desde el pasado 15 de diciembre y hasta la fecha, la unidad ha aplicado el sistema 3D en quince cirugías gastrointestinales. Las intervenciones se hicieron mediante la técnica NOTES, que utiliza los orificios naturales del cuerpo y minimiza las cicatrices y agresiones al paciente, y por vía laparoscópica, también mínimamente invasiva. Las dos formas de operar se valen de una cámara endoscópica que se introduce en el paciente mediante un orificio de pocos centímetros. Las imágenes permiten al cirujano situar la lesión y operar con la ayuda del instrumental también introducido por pequeños orificios. De hecho, el Hospital Clínic fue pionero en la implantación de ambas técnicas y en su desarrollo y puesta al servicio del paciente.

Profundidad y textura
El salto cualitativo se basa ahora en que las imágenes que recibe el cirujano en vez de ser en dos dimensiones son en tres. Sin necesidad de practicar una gran incisión, el médico ve como si estuviera dentro del cuerpo del paciente, o incluso mejor. El nuevo tipo de cámara proporciona profundidad de campo, más ángulos de visión, e, incluso, mejor calidad de imagen ya que se puede llegar a palpar la textura de los órganos. «¡Vemos cosas que no se han visto nunca!», explicó de Lacy recodando las palabras que, en plena intervención, exclamó la anestesióloga del Clínic Graciela Martínez. Aunque para ello, los sanitarios deben portar gafas adaptadas y contar con pantallas y procesadores preparados para el 3D.

 «Creemos que va a ser más fácil operar en 3D que en 2D y que así más cirujanos aplicarán la técnica laparoscópica», señaló de Lacy, porque la cámara aporta una mayor perspectiva y muestra la dimensión, no sólo de los órganos, sino de los movimientos y el control del instrumental. Además de mejorar la cirugía y dotarla de mayor seguridad, «podremos realizar otros procedimientos que hasta ahora no podíamos», explicó de Lacy. Y, en menos tiempo, ya que la cámara, al proporcionar imágenes en 3D, puede quedarse estática. Hasta ahora, el cirujano debía ir moviendo la endoscopia para obtener diferentes planos y una amplia perspectiva.

De momento y a lo largo de este año, el Clínic testará el sistema y el instrumental proporcionado por Olympus, con la colaboración de Sony, para indicar en qué y cómo puede mejorar desde el punto de vista médico. El objetivo de Olympus es, si todo va según lo previsto, comenzar a comercializar el producto a mediados del año que viene.

 

PASO A PASO
2002
Olympus y el Hospital Clínic inician sus colaboraciones para testar instrumental y sistemas que permitan avanzar en una cirugía general más segura y menos invasiva.
2007
Tras los primeros años desarrollando proyectos, las relaciones entre empresa y centro se intensifican incluyendo la cirugía urológica y ginecológica
2011
El Clínic pone en marcha un nuevo proyecto basado en operar con la ayuda de la tecnología 3D. Testará el sistema de Olympus y Sony durante un año
2013
Olympus cuenta con comercializar el sistema 3D tras cedérselo al Clínic