Bildu pone en marcha en 15 días el programa máximo de ETA

Ha puesto en marcha el programa recogido en la llamada «Alternativa KAS» donde los terroristas exigen la salida de la Guardia Civil y la Policía Nacional del País Vasco que la coalición planteó ayer

Los dirigentes de Bildu no se andan con dilaciones a la hora de cumplir las instrucciones del entramado de ETA y poner en marcha el «programa máximo» de la banda , que, entre otras asuntos, plantea la salida del País Vasco y Navarra de las Fuerzas de Seguridad del Estado y de las Fuerzas Armadas, exigir la independencia y anexión de Navarra y la amnistía para los presos.

Se trata de una exigencia que los terroristas incluyeron, en la década de los setenta, en la llamada «Alternativa KAS» y que han mantenido a lo largo de estos años. Por imponer esta «Alternativa», han sido asesinadas casi 850 personas y cometidos miles de atentados.
Bildu actúa con prisa, como si supiera que ETA, su protector y mentor, no tardará en abrir la boca y va a poner el listón bastante alto a cambio de mantener la inactividad terrorista.

A un ataque frontal contra el Estado, como fue la retirada del cuadro de Su Majestad el Rey del salón de plenos del Ayuntamiento de San Sebastián, siguió ayer una nueva provocación. La coalición proetarra pidió ayer la salida del País Vasco y Navarra de las Fuerzas de Seguridad y de las Armadas (Ejércitos). Dentro del tono se supuesta «moderación», el elegido para plantear el asunto fue el secretario general de Eusko Alkartasuna y portavoz de la coalición, Pello Urizar. Aseguró que «la mayoría social de Euskal Herria no se siente identificada ni por las Fuerzas de Seguridad del Estado ni por el Ejército». No explicó cómo ha llegado a esta conclusión, pero propuso que «con total tranquilidad» se replieguen de forma progresiva. «Tenemos claro que, en la apuesta de Bildu por la soberanía nacional de Euskal Herria, la presencia de las Fuerzas de Seguridad del Estado se tiene que ir relativizando y disminuyendo». Por si había alguna duda, anunció nuevas exigencias para los próximos meses. En medios antiterroristas consultados por LA RAZÓN se subraya la facilidad con la que los portavoces de Bildu admiten que cometen ilegalidades, como la retirada del retrato del Rey, como si alguien les hubiera garantizado que no les va a ocurrir nada, hagan lo que hagan. Urizar, en este sentido, rizó el rizo y advirtió al Gobierno de que no le haga cumplir la Ley porque ello nos llevaría a «mensajes obstruccionistas del pasado». Se trata de aparente amenaza y, conociendo la implantación electoral de Eusko Alkartasuna antes de integrarse en Bildu, cabe pensar que se sienten respaldados por alguien con mucha más fuerza

El portavoz de Bildu aseguró, en plan desafínate, que no temía a Alfredo Pérez Rubalcaba. Si «sus advertencias le sirven para quedar bien delante de su electorado, estupendo. Pero, desde luego, a nosotros no nos afectan».

Tras la legalización de las listas de la coalición por el Tribunal Constitucional, el mundo independentista que se mueve en torno a ETA, no ha dejado de dar pasos hacia un escenario que recuerda los peores tiempos de la dictadura del terror que impuso la banda y que, en los ultimos años, había sido combatida con gran eficacia. Es cierto que no hay atentados pero se camina hacia un horizonte sin libertad, según los mismos medios.