Los agentes de la Comisaría Centro «amontonados» en Zapadores

La Farmacia Militar crea problemas burocráticos y en Maldonado no caben

Agentes de la Policía forman en la puerta del Palacio del Temple, donde estaba ubicada la Comisaría Centro
Agentes de la Policía forman en la puerta del Palacio del Temple, donde estaba ubicada la Comisaría Centro

Valencia- Los agentes de la Comisaría Centro que estaban ubicados en el Palacio del Temple, sede de la Delegación del Gobierno, siguen utilizando las dependencias «prestadas» de la Comisaría de Zapadores, lo que ha aumentado más si cabe, las malas condiciones laborales que se vive en el antiguo cuartel militar, cuya reforma definitiva no llega.
La Comisaría Centro fue desalojada cuando se advirtió, durante las obras de restauración del Palacio del Temple que se están llevando a cabo, que una de las vigas de las dependencias estaba muy deteriorada y a punto de romperse. Tras el análisis de los arquitectos, se decidió cerrar esa parte del edificio y trasladar a los agentes, que fueron a parar al cajón de sastre de Zapadores. Solo la oficina de denuncias se traslado a la también obsoleta comisaría de la Alameda. En Zapadores, los agentes han sido ubicados en unos despachos recientemente reformados y en otros que comparten con las unidades de Seguridad Ciudadana del cuartel.
Los agentes y unidades que allí tienen su base han sido también reubicados o agrupados para dejar espacio a sus compañeros, lo que ha aumentado el malestar que ya de por sí genera el trabajar en un edificio semi en ruinas.
La antigua cantina del cuartel que también se desalojó por su mal estado, ha vuelto a ser ocupada con las taquillas de los agentes de Centro.
En concreto, este edificio, el más moderno del complejo cuartelero, estaba previsto derribarlo por su obsolescencia, pero se teme que su derrumbe pueda afectar a los edificios civiles colindantes, por lo que la operación se ha aplazado.
La Delegación del Gobierno confirmó a LA RAZÓN que no había nada claro respecto a la reubicación de los agentes, y que si bien el Ayuntamiento había ofrecido algún inmueble, su traslado seguía generando costes.
Al parecer, una de las ubicaciones previstas era la antigua Farmacia Militar, en la Capitanía militar, pero se han generado algunos problemas burocráticos.
Por su parte, el Ayuntamiento de Valencia que ya tiene cedidos varios locales a la Policía Nacional, ha ofrecido un piso en la calle Maldonado, aunque sus dimensiones no superan los 120 metros cuadrados por lo que sólo podría albergar la oficina de denuncias. Su ubicación en el barrio chino también sería un inconveniente.
El Sindicato Unificado de Policía que dirige Roberto Villanueva criticó ayer duramente las condiciones en que trabajan los agentes de la Comisaría Centro: «están hacinados y la efectividad de esta comisaría se ha reducido en un 50 por ciento».
Explicó que «ahora mismo, el centro de la ciudad está desprotegido y todos los turistas que vienen a Valencia y visitan el centro no tienen dónde dirigirse cuando hay un problema».
También dijo que «la Comisaría Centro ha sido la primera en hundirse, pero irán todas detrás, mientras el jefe superior calla».