El bebé Mouad no lo logra

«No está muerto, no está muerto, está igual». Mohamed tuvo ayer un día muy duro y se llevó varios sobresaltos. A media tarde, saltaba la noticia de que Mouad, el bebé que nació en el mismo paso de cebra donde murió su madre, Khadija, había fallecido

Rachid se abraza a un familiar en el funeral por su mujer que se celebró ayer en la Mezquita de la M-30
Rachid se abraza a un familiar en el funeral por su mujer que se celebró ayer en la Mezquita de la M-30

El bebé de la mujer mortalmente atropellada el pasado domingo en Villalba ha muerto a la una de este miércoles, según ha confirmado un portavoz del Hospital de La Paz.

La familia de la mujer atropellada había confirmado la tarde del artes la muerte del pequeño, algo que el hospital desmintió horas más tarde.

La causa de esta confusión puede deberse, según el centro, a que el padre firmó a primera hora de la tarde de ayer una autorización para que al bebé, que se encontraba en estado crítico, "no se le mantuviera con vida de forma artificial", informa Ep

Según fuentes sanitarias, el bebé se encontraba anoche en situación de muerte cerebral, lo que, en cierto modo, es una muerte en vida. Es decir, el corazón del pequeño, de apenas dos días, continúa latiendo, pero no tiene actividad neuronal y al estar intubado, se entiende que ni siquiera respira por él mismo. Este era el triste final de un milagro que atrapó a la gente el pasado domingo.


Cuando Mouad llegó al mundo, lo hizo con la peor de las suertes con las que se puede empezar a vivir. Instantes antes, su madre, Khadija, sufría un atropello a escasos metros de su casa. Había salido precisamente pensando en él. Se quiso acercar a la tienda de chinos para comprarle ropa. Iba acompañada de unas amigas cuando, al cruzar un paso de cebra, un conductor cegado por el sol, se la llevaba por delante.

Comenzaba entonces el calvario para todos los que estaban allí. El Summa intentaban reanimarla, pero al entender que era imposible recuperar a la joven, preguntaron al padre, Rachid, si le daban una oportunidad al pequeño. Unos minutos después, nacía Mouad. Ahora, con su estado de muerte cerebral que tenía anoche se termina esta historia que comenzó como un milagro y ha acabado en doble tragedia para la familia.