Discrepancia de cifras en el daño que el frío ha causado a los cultivos

VALENCIA- No suele ser muy habitual, pero ayer las dos principales organizaciones agrarias no se pusieron de acuerdo en la valoración que el frío ha provocado a los cultivos. La Unió de Llauradors cuantificó en 70.000 hectáreas la zona de cultivo afectada por las bajas temperaturas del mes de febrero, unos daños que ascienden a 75 millones de euros y que ha dañado fundamentalmente los cítricos. Los cultivos más afectados son las hortalizas, cítricos, frutales de variedades tempranas, nísperos y los almendros con la flor más avanzada, mientras que en las hortalizas prácticamente todas las de temporada han sufrido «daños de importancia».

Sin embargo, la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) puntualizó que, puesto que la campaña se encuentra en un punto muy avanzado de recolección, los daños que se pueden haber producido no son tan alarmantes como si la ola de frío hubiera llegado en enero. Explicaron que sólo queda por recolectar entre un 25 y un 30 por ciento de los cítricos, alrededor de un millón de toneladas. Por tanto, es en este porcentaje donde se han producido los daños, que sí serán «significativos». Las variedades de naranjas más afectadas por las bajas temperaturas han sido la Navel Late, Valencia Late, Navel Powell y la mandarina Nadorcott. Además de los cítricos, aseguraron que también han experimentado numerosos daños los frutales que ya habían iniciado la floración y las hortalizas en general.

Por lo que respecta a las inspecciones, ambas asociaciones reclamaron «dureza» en las inspecciones del Estado para evitar que se pueda comercializar fruta dañada por el frío, ya que esto podría provocar el hundimiento definitivo de la campaña citrícola.