Fallece Francisco Echauz pintor expresionista de la vanguardia de 1950

El pintor Francisco Echauz, artista expresionista perteneciente a la generación de las vanguardias de 1950, ha fallecido en Madrid a los 84 años, han informado fuentes familiares.

El cuerpo del pintor, que murió ayer, ha sido incinerado hoy en el cementerio de la Almudena, en un acto íntimo, por deseo de su familia.

"De un optimismo formal (pureza de color, equilibrio compositivo) y un pesimismo crítico -escribió refiriéndose a la obra de Echauz el poeta Antonio Gamoneda-, la síntesis no puede ser otra que la siguiente: la belleza participa del sufrimiento; y, también: la belleza plástica es una dimensión de la representación pictórica del sufrimiento".

La última exposición de Francisco Echauz, que nació en Madrid en 1927, se inauguró hace ahora precisamente un año, en un homenaje de la Facultad de Bellas Artes de esta ciudad, de cuya creación fue artífice, catedrático de dibujo y profesor emérito.

La Facultad reunió algunas de sus obras más representativas, entre ellas las de simbología represiva de finales de los años sesenta y setenta, años de dictadura, en las que la figura humana aparece oprimida por cremalleras, tornillos o cinturones.

Antonio Bonet Correa, director de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, recuerda en el catálogo editado para esta exposición que Echauz pertenecía a la generación de pintores que en 1950 rompió con el arte convencional que oficialmente quería imponer el régimen franquista (Lucio Muñoz, Saura, Canogar...) y logró que el arte español triunfase en la abstracción informalista y geométrica.

Francisco Echauz fue, sin embargo, un artista independiente, creador de un universo plástico de marcado expresionismo, que recuerda a Bacon en la distorsión de sus figuras pintadas entre 1968 y 1980.

En los años de la democracia, y hasta 2006, Echauz pintó obras más líricas, de influencia cubista, con paisajes y noches estrelladas, balaustradas y columnas que recuerdan los años que el artista pasó en la Academia de España en Roma, en donde vivió varios años y se casó con Paola Brigaldi, quien hoy le despidió junto a su hijo Diego.

Echauz participó en las Bienales Internacionales de Venecia, Alejandría y Sao Paulo y tiene obra en numerosos museos de España y del exterior, entre ellos el Museo Nacional de Arte Reina Sofía, el Bellas Artes de Bilbao y la Fundación Gulbenkian de Lisboa.

Premio Nacional de Pintura y del Grabado, y Gran Premio de la VIII Bienal de Alejandría, las últimas exposiciones de Francisco Echauz se pudieron ver en el Museo Salvador Victoria de Rubielos de Mora (Teruel); en el Cervantes de Londres o el "Spanish Institute"de Nueva York.