La moda para ellas

Un 84,4% afirma que la mujer le compra la ropa al hombre. Un 71,2% de los hombres se deja aconsejar por ellas

La Razón
La RazónLa Razón

El desaliño indumentario en el que tanto se esmeraba Antonio Machado ya es cosa del pasado. Según la encuesta de NC Report para LA RAZÓN, los españoles vamos asumiendo la importancia de vestir bien, trasunto muy subjetivo por cuanto a nuestros ojos puede parecernos que vamos como un pincel, mientras que la inquisidora mirada de los demás nos indica que vamos hechos un cuadro y no precisamente para enmarcar. Eso sí, los hombres y las mujeres se siguen tomando las medidas en este asunto, dadas las diferencias entre ellos. A la pregunta de quién se preocupa más por vestir bien, un 52% afirma que la mujer y un anecdótico 3,3% sostiene que el hombre. Y como en el término medio está el equilibrio, un 43,0% cree que ambos o dicho de otra forma: los varones son coquetos y no tienen remilgos en demostrarlo por su bien y el de las féminas, que por fin ven cómo sus parejas dejan de ver la vida en gris marengo... o no, ya que las mujeres son las inductoras de que ellos vean la vida de colores, ya que un abrumador 84,4% afirma que son ellas las que les compran la ropa. Ya se sabía, sólo hace falta acudir a un gran almacén para comprobar cómo las mujeres son las que más frecuentan la planta de hombres. Solas o acompañadas tanto da, lo que importa es que la última opinión y valoración siempre es suya, por lo que no queda más remedio que admitir que los hombres son unos analfabetos estéticos a pesar de que un 60,6% piense que el hombre se preocupa igual que la mujer por la ropa, y que un 73,6 por ciento afirme que los hombres son más responsables de la ropa que eligen. Las encuestas, como la vida, son contradictorias.
En el polo opuesto sólo un 27,4% cree que el hombre le compra la ropa a su pareja frente a un 71,6% que dice lo contrario. Estas respuestas tienen su lógica. No es que no lo hagan por falta de iniciativa, que también, la última razón quizá haya que buscarla en la cobardía, esa pequeña tara que se adquiere después de ver una y diez veces un gesto de desagrado en el rostro de la mujer adornado con el reproche: «¡Qué poco me conoces!».

Detallistas lo somos un rato y por igual. Un 74,1% afirma que se da perfectamente cuenta cuando su pareja está de estreno. También buscamos acuerdos cuando compramos ropa, al menos un 63,8% así lo cree por cuanto nos dejamos aconsejar y, evidentemente como damos consejos y nos lo dan, un 79,5% afirma que le gusta la forma de vestir de su pareja y el mismo porcentaje defiende que nunca se ha sentido avergonzado de cómo visten su marido o su esposa.