1667 por Julio Merino

Tal día como hoy de 1667 murió Alonso Cano, una de las grandes figuras del Siglo de Oro español. Cano fue un gran pintor, y ahí están algunas de sus obras: «El retablo del altar mayor de la iglesia de Santa María de Lebrija», «San Francisco de Borja», «El milagro del pozo», el «Cristo atado a la columna» y el «Cristo flagelado por dos verdugos». Según los críticos, fue el mejor dibujante de su época y al igual que Velázquez evolucionó del tenebrismo a un estilo colorista donde la luz hace acto de presencia. Como escultor, sus obras más famosas son «El retablo de Nuestra Señora de Olivas» y las figuras colosales de San Pedro y San Pablo. Fue enterrado en la cripta de la catedral de Granada.