Tiran 30 millones de litros de agua porque un joven orinó en una presa

Una urgencia fisiológica ha acabado por arruinar nada menos que 30 millones de litros de agua, que las autoridades de Portland (Estados Unidos) han decidido extraer de una represa después de que un joven orinara sobre ella. Y todo, claro está, porque le pillaron las cámaras. 

La represa de Portland afectada
La represa de Portland afectada

Pese a que las autoridades sanitarias se han cansado de afirmar que una cantidad tan pequeña de orina, depositada en un "recipiente"tan grande, no entrañaba peligro alguno para la salud, han decidido finalmente renunciar a destinar al consumo humano el agua de esa presa.

Todo ocurrió cuando las cámaras de seguridad captaron el momento en el que un joven de 21 años hacía pis sobre una de las represas de la ciudad de Portland (Oregón), y esas imágenes se filtraron a la opinión pública, que comenzó a experimentar un sentimiento general de "repulsión" al pensar que esa agua acabaría en los grifos de sus casas.

Para evitar problemas, las autoridades municipales decidieron renunciar a todo esa agua, que será vaciada de la represa. Y eso a pesar de que muchos vecinos reconocían que la medida era totalmente exagerada, ya que son muchos los animales que hacen sus necesidades en esa presa, o que incluso mueren en ella.

Eso por no hablar, claro está, de todos aquellos humanos que antes, y después, han seguido o el ejemplo de este joven, con la diferencia de que no son captados por una cámara.

Esta es un de las cinco represas que hay al aire libre en Portland, y que van directamente a los consumidores. En un plazo de una década serán sustituidas por depósitos subterráneos.
Dos veces al año, estas presas son drenadas y limpiadas por operarios de limpieza, que encuentran en su interior animales muertos, bolsas con las heces fecales de perros –arrojadas por sus dueños-, restos de basura y todo tipo de objetos, sin que por ahora se hayan registrado quejas.

El agua afectada por la orina de este joven será destinada a las aguas residuales. "Más de 1.000 millones de personas en el mundo no tiene acceso a agua potable, y nosotros tiramos 30 millones de litros de agua sólo para calmar a los vecinos ignorantes", se quejaba un lector en las páginas del diario local The Oregonian.