Alcalde de alcaldes por Santiago Talaya

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Resulta que la Junta de Andalucía no le deja al Ayuntamiento de Sevilla que la antigua comisaria de La Gavidia tenga un uso comercial. Y tampoco permite la administración autonómica que se pueda hacer un parking en los subterráneos de la Alameda. Todo esto en la ciudad de la Torre Pelli, que es como dentro de no muchos años se conocerá a Sevilla. Ah, la Torre Pelli, antes Cajasol, ahora Caixabank, verdadera torre del oro en cuyos cimientos se entierra la historia, como mínimo, de un pelotazo. Aunque tal vez sean más. Y yo me pregunto, ¿quién es el verdadero alcalde hispalense, Juan Ignacio Zoido, José Antonio Griñán o el delegado de Cultura, mi paisano de Lepe, Bernardo Bueno? O «sensu contrario», si Zoido consiguiese la Presidencia de la Junta entonces a lo mejor, ya va tarde, se rebajaría la altura de la Torre Pelli, se desbloquearía la Gavidia y la Alameda y tal vez echara a andar de una vez –más de una década sigue esperando– la fértil y yerma Tablada. Dehesa que bien podríamos recordar al ex regidor Monteseirín que lleva criando yerbas desde los años sesenta por su ecologismo trasnochado de cliché en blanco y negro. Qué extraño, tanto hormigón en unos sitios y qué pocos ladrillos en otros. Pero elevemos estos ejemplos a categoría. Porque el gran drama para los alcaldes del Partido Popular es que han de transitar por una legislatura enormemente ingrata en lo presupuestario y sin la cobertura normativa y política que les hubiera dado Javier Arenas al frente del Gobierno andaluz. Las municipales de 2015 se intuyen pues más que complicadas. De momento a Zoido le han pedido los suyos que se convierta en alcalde de alcaldes. No es mal punto de partida. Ya era hora de que los regidores populares se mojaran en el ámbito regional. ¿Alguno más dará algún paso al frente?