Cotino y Flores los diputados más ricos con más de un millón

En 2009 se modificó el reglamento de Les Corts para que fuera obligatoria la declaración de bienes.

Juan Cotino, en el centro de la imagen, junto con Mario Flores (a su derecha), durante la constitución de Les Corts valencianas
Juan Cotino, en el centro de la imagen, junto con Mario Flores (a su derecha), durante la constitución de Les Corts valencianas

Valencia- El actual presidente de la Mesa de Les Corts y ex conseller, Juan Cotino, ocupa el puesto número uno en el «ranking» de los diputados que más tienen, al declarar casi dos millones de euros. Al menos, así consta en la declaración de actividades y bienes patrimoniales remitida por los 99 diputados que forman la Cámara valenciana.
Concretamente, Cotino posee 1,9 millones de euros repartidos entre bienes no inmuebles en su cuenta corriente, obligaciones, acciones, planes de ahorro y un seguro de vida y una vivienda con cerca de 8.000 euros de valor catastral. Además no tiene ninguna deuda.
Al que tampoco parece haberle afectado la crisis económica es al ex conseller de Infraestructuras y Transporte, Mario Flores, que cuenta con un patrimonio de 1,3 millones. El tercer puesto es para el alcalde de Torrevieja, del Partido Popular, Pedro Hernández, quien ha caído desde el primer escalón, puesto que ha pasado de una renta valorada en 1,1 millones a disponer de 975.000 euros.
En el otro lado de la balanza están por una parte, los diputados más jóvenes (Esther López, de EU, y Fran Ferri, de Compromís), y, por otra, el secretario general del PSPV, Jorge Alarte. El socialista declaró una fortuna de 39.224 euros y tiene únicamente 600 euros en su cuenta corriente.
La de Valencia, Rita Barberá, es la alcaldesa con más patrimonio (casi 320.000 euros), que supera y con creces a sus homólogos de Alicante y Castellón.
Camps, tiene 69.000 euros
Por su parte, el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, declaró un patrimonio de cerca de 13.500 euros, repartido en dos cuentas corrientes, un vehículo de 1995 y un plan de pensiones, además de la mitad de una vivienda con un valor catastral de algo más de 111.000 euros. Asimismo, no mantiene ninguna deuda.