IU revisará el Presupuesto de todas las consejerías y no sólo de las tres que tiene

El mensaje: «Antes de despedir a un profesor yo dejo de dar ordenadores» 

Martínez Aguayo conversa con Valderas ante la mirada de Moreno, ayer, en el Parlamento
Martínez Aguayo conversa con Valderas ante la mirada de Moreno, ayer, en el Parlamento

SEVILLa- El PSOE necesita los votos de IU en el Parlamento para aprobar el Presupuesto del año que viene. La coalición de izquierdas no quiere limitarse a poner en práctica su programa en las tres consejerías que dirige en la Junta –Turismo, Fomento y Administración Local–, sino que quiere dejar su sello en todos los departamentos. Es una condición que ya anunciaron cuando firmaron el pacto de Gobierno que permitió a Griñán seguir como presidente, pero que a medida que se acerca la presentación de las cuentas públicas de 2013 se hace más evidente. Y no será una exigencia aislada: deben tener «vocación cuatrienal». Toda la legislatura decidiendo sobre la política económica del Ejecutivo andaluz.

El portavoz de IULV-CA en la Cámara andaluza, José Antonio Castro, esgrimió ayer el pacto firmado con el PSOE y recordó a sus socios que es momento de diferenciar «lo prioritario de lo prescindible». La intención de IU es revisar todas las partidas presupuestarias para priorizar en lo que consideran «ejes básicos»: sanidad, educación y empleo. «Queremos ver todos los programas y si vemos que alguno es prescindible, hagámoslo», dijo. Castro puso un ejemplo: «Antes de despedir a un profesor yo dejo de dar ordenadores y veo qué cosas son soslayables. Ha llegado el momento de elegir», dijo.

La Consejería de Educación no está dirigida por IU. Su titular, Mar Moreno, anunció hace escasos días que su departamento invertirá cinco millones de euros en repartir 27.500 portátiles entre los 1.829 centros educativos públicos. Los ordenadores estarán adscritos al centro y darán para cubrir las necesidades de uno por cada tres alumnos. La Junta sigue en solitario con un programa que ideó el anterior Gobierno de Zapatero.

El ejemplo del portavoz de IU muestra hasta qué punto quiere su partido revisar las cuentas de 2013. La directriz es clara: el Presupuesto debe ser «global» y no se puede considerar a cada consejería «un departamento estanco».

Castro recordó algunos de los aspectos insoslayables que deben aparecer reflejados el año que viene y que permitirán visualizar la mano de IU: una partida para el desarrollo de un Plan Integral de Inclusión Social; un incremento del programa de solidaridad para las familias sin ingresos; aumentar la Red Andaluza de Solidaridad Alimentaria; y la puesta en marcha de un «banco de tierras», iniciativa que generaría «un empleo por cada hectárea pública de tierras improductivas».

La presión de IU al PSOE no llegará al límite, ya que Castro admite que algunas propuestas «pueden sufrir un parón». En este caso, la culpa será del Gobierno central. Ahí el bipartito sí está en sintonía.