Villanueva augura una «nueva etapa en las cajas» con su reforma legislativa

Mientras, desde IU, su coordinador regional dice que «hace pedazos al último resorte de la economía mixta». 

La Razón
La RazónLa Razón

valladolid- Buenas palabras de boca de casi todos para la reforma de la Ley de Órganos Rectores de Cajas de Ahorro. El vicepresidente económico de la Junta de Castilla y León, Tomás Villanueva, quien se reunía en Madrid con los consejeros de Economía y Hacienda de las autonomías gobernadas por el PP, en una cita convocada por el coordinador en la materia de ese partido, Cristóbal Montoro, vaticinaba «una nueva etapa para las cajas, de cara a poder competir con el sistema bancario tradicional»A su entender, esta resolución era «necesaria en un momento de crisis», y que sirve para mantener los elementos esenciales de las cajas siempre que las entidades lo deseen y establece un marco de incompatibilidades que permitirá su profesionalización. Serán las cajas las que decidan si se privatizan y se convierten en un banco, si se mantienen como están o se integran en un SIP, argumentó Tomás Villanueva.Sobre ese extremo también se expresó el secretario regional de los socialistas castellanos y leoneses, Óscar López, quien aseguró que la nueva norma garantiza la naturaleza jurídica de las entidades de ahorro, de forma que puedan competir en un mercado cada vez más competitivo. Además, resaltó que el texto aprobado por el Consejo de Ministros es el resultado de un consenso político que hará que tanto las propias cajas como la sociedad en general «salgan beneficiadas», a la par que rechazó que la reforma derive en una «bancarización» de las cajas, tal como denunció el sindicato afin UGT.No se mostró tan conforme con la nueva norma el coordinador regional de Izquierda Unida, el abulense José María González, quien aseguró que la reforma «hace pedazos el último resorte de la economía mixta y social que recoge el orden constitucional».Asimismo apuntó que España «se embarca hacia una rápida privatización» a través de las fundaciones previstas en el Real Decreto, «y de la correspondiente modificación del marco legal actual».Cuestión de eleganciaPor otra parte, el vicepresidente económico de la Junta, Tomás Villanueva, atribuyó a la «elegancia personal» y al «respeto» a las propias cajas de ahorro la asunción de incompatibilidades en los órganos de gobierno de las entidades financieras. En este contexto, Villanueva retomó la idea lanzada por el presidente Herrera, quien calificó como prioridad profesionalizar los equipos rectores y de administración cajeros.Con respecto a la búsqueda de un consenso entre el PP y el PSOE para la designación de un candidato a la presidencia de la entidad resultante de la fusión entre Caja Duero y Caja España, no se han dado novedades.