Libros

«El Barco» pone rumbo al fin del mundo

Cable suficiente como para cruzar Madrid de punta a punta, 130.000 remaches, 17 escaleras, 120 vigas, 6.800 metros de cuerda, 450 personas trabajando a pleno rendimiento durante casi cuatro meses.... Y todo para crear «El Barco», la ambiciosa superproducción de Glomedia para Antena 3, que los espectadores podrán ver a partir del próximo mes de enero.

Entre Casas, que interpreta a Ulises, y Suárez, la joven Ainhoa, surgirá una relación con mucha química
Entre Casas, que interpreta a Ulises, y Suárez, la joven Ainhoa, surgirá una relación con mucha química

Se trata de un escenario completamente novedoso en lo que a una ficción nacional se refiere. Todo el protagonismo de la puesta en escena recae sobre la goleta en la que está rodada la serie, la «Cervantes Saavedra» («Estrella polar» en la serie), que es la segunda más grande de España después de la «Juan Sebastián Elcano». Los actores han de desplazarse periódicamente a Valencia, donde se halla el barco original, para rodar las escenas exteriores, y se tienen que enfrentar con las consiguientes dificultades que encuentran a la hora de trabajar en alta mar, mareos incluidos.


A tamaño real
Si bien el buque original es impresionante, no lo es menos el plató de 1.800 metros cuadrados ubicado la localidad madrileña de Villaviciosa de Odón, que reproduce una nave de cuatro plantas, y donde se llevan a cabo las escenas que se desarrollan en interior del barco. El director de Arte de la serie, Fernando González, se ha esmerado al máximo para lograr reproducir el interior de la goleta. Ha cuidado hasta el más mínimo detalle, con una exhaustiva documentación sobre el mar y los barcos, y ha trabajado durante semanas codo a codo con el arquitecto encargado del proyecto. El resultado ha sido una reproducción a tamaño real de una nave de 50 metros de eslora y 7 metros de manga, con todas la dependencias propias de una barco de estas características: cocina, zona de relax, camarotes, vestuarios, duchas o la sala de máquinas. Esta última está incluso presidida por un enorme motor de 2.700 kilos. «Todo es tan real que incluso en alguna ocasión alguien ha utilizado los inodoros, que, claro, no funcionan», asegura González. Además, el hecho de ser un espacio tan reducido ha supuesto un verdadero reto desde el punto de vista técnico a la hora de rodar las escenas, por lo que «hemos tenido que buscar algunos truquitos», desvela.

La serie, de los creadores de «El Internado» y «Los hombres de Paco», arranca cuando una catástrofe mundial provoca una cataclismo que lleva a la desaparición de la tierra. Con el planeta inundado de agua, la tripulación y los alumnos de un buque escuela parecen ser los únicos supervivientes. La ficción está protagonizada por Juanjo Artero («El comisario»), Irene Montalá («El Internado»), que dan vida al capitán y a la científica del buque, así como por Mario Casas («Los hombres de Paco») y Blanca Suárez («El Internado»), que interpretan a Ulises, un polizón rebelde con madera de héroe, y a Ainhoa, la hija del capitán. Entre ellos surgirá la química y serán una de las parejas que más juego den en este particular encierro.

Aunque la serie, cuya primera temporada consta de 13 capítulos, no es la más cara de la historia de Antena 3, sí es una de las de mayor presupuesto. Según el productor ejecutivo de «El Barco», Álex Pina, la ficción se encuadra dentro del género fantástico y de aventuras, pero hay cabida para la comedia, el amor, el afecto o el misterio. «La serie, inspirada en la obra de Julio Verne y dirigida a todos los públicos, ha supuesto gran esfuerzo. Es una producción de una envergadura enorme, que no se ha hecho nunca antes en España», añade Pina.


Abrir boca en internet
Como ya ha ocurrido con otras series de Antena 3 como «El internado», y pese a que todavía no se ha estrenado, más de 2.000 personas ya se han hecho fans de la ficción en Facebook y Twitter. La web de Antena 3 ha lanzado también una página oficial de la superproducción.


Apocalipsis televisiva
Es la primera vez que una serie española aborda un argumento apocalíptico. Sin embargo, las ficciones americanas están llenas de ejemplos de tramas que giran alrededor del fin del mundo y de unos pocos héroes que se las ven y se las desean para sobrevivir. El último ejemplo que se ha estrenado en España es «The walking dead», en la que los zombies amenazan la continuidad de la raza humana. En «Day One», un metorito se estrellaba contra la tierra mientras en «Survivors», de la BBC, un virus aniquilaba a casi toda la población.