Eduardo Noriega cree que «lucrarse con la descarga de material ajeno se debe penalizar»

Han pasado 15 años desde que un desconocido Eduardo Noriega recorría los pasillos de la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid en la ópera prima de Alejandro Amenábar, «Tesis».

 
 

Hoy, ya como actor consolidado, vuelve a la universidad encarnando a un profesor de Psicología, experto en patologías de la conducta, en «Homicidios», la nueva ficción policiaca de Telecinco. Se trata de su primer papel relevante en la pequeña pantalla. Interpretará a Tomás Sóller, «un psicólogo experto en psicópatas criminales». Le gusta hacer productos distintos y «una serie policiaca es algo muy novedoso para mí», afirma, «es un reto».

Tiene fama de discreto, pero asegura que no le asusta meterse en una serie de televisión. «A lo que sí temo es a aparecer cada semana en la tele. Hacer cine siempre crea una cierta distancia, pero ahora me va a conocer todo el mundo, y eso me impone. Antes te pedían autógrafos, pero ahora el ser humano es una mano pegada a un teléfono móvil, es decir, a una cámara fotográfica. Ahora te llegan, y sin poner ni siquiera verbo a la frase te dicen: una foto, y se van mirándola, sin decir ni hola ni adiós».

Declara que no es un gran consumidor de series «porque mi horario no me permite seguirlas, y, por supuesto, nunca me he descargado una de internet». Denuncia que «las páginas de descargas que se lucran con material ajeno causan un gran perjuicio, por lo que este comportamiento debería estar penalizado. Hay que fomentar el uso de páginas legales. Ahora hay fórmulas buenísimas, como las que te ofrecen no comprar el disco entero, sino sólo una canción. Habrá que encontrar una solución para todos, en la que nadie se sienta discriminado, pero está claro que lo del todo gratis no vale.