Singularidad-2045 por Ramón TAMAMES

Singularidad-2045, por Ramón TAMAMES
Singularidad-2045, por Ramón TAMAMES

En medio de lo que casi poéticamente se denomina el «tráfago de la vida», no acabamos de darnos cuenta cabal de hasta qué punto está todo en continua transformación a nuestro alrededor. La vieja sentencia de Heráclito (nadie puede bañarse dos veces en el mismo río), es hoy más real que nunca.
La revista «Time», una de las más leídas en el mundo, nos da un aviso contundente en su último número: sobre la fuerte cadencia de las mutaciones que están sucediéndose sin parar. Con la previsión alucinante de que para 2045 podría funcionar un ser humano inmortal (sic), claro que interconectado a toda clase de artilugios cibernéticos.


Esa predicción no se basa en planteamientos fantásticos, sino en el avance de los potenciales de conocimiento que ya están superando, según Kurzweiler, las propias predicciones de la Ley de Moore. De manera que las operaciones por segundo (OPS) de las nuevas máquinas alcanzarán billones de veces las que hoy realizan; creándose de ese modo las bases definitivas de lo que algunos consideran (claro que también hay escépticos) la inteligencia artificial; superadora de la propia mente humana.


¿Quién podría haber hecho la predicción, hace solamente tres meses de que las redes sociales, y fundamentalmente Facebook, propiciarían con la hipercomunicación global los sucesos de rebeldía que hemos visto en la televisión; en Túnez primero, en Egipto después, y lo que pueda acontecer en Yemen, Argelia, Bahréin, o incluso en el propio Irán?
Los citados episodios hacen prever que otros muchos objetivos, perseguidos con empeño y los grandes recursos tecnológicos de las TICs, serán alcanzables en un futuro no tan lejano. En ese sentido, la NASA creó hace tres años la «Universidad de la Singularidad», tomando ese nombre de la idea que en 1965 expuso el matemático británico I.J. Good, al predecir que habría máquinas que sobrepasarían las capacidades cerebrales de los humanos; para generar así una «explosión de inteligencia» que cambiará el mundo radicalmente. Seguiremos tan incisivas anticipaciones con la atención que merecen.