Teatro

Olga Rojo Solano: «La cultura del macho está cambiando»

Con firma propia. Profesión: directora Financiera y de Recursos Humanos de Shiseido España. Nació: en 1970, en Barcelona. Por qué está aquí: por segundo año consecutivo la compañía ha sido considerada como uno de los mejores sitios para trabajar (Best Place to Work).

Olga Rojo Solano: «La cultura del macho está cambiando»
Olga Rojo Solano: «La cultura del macho está cambiando»

–¿Qué significa la inclusión de Shiseido España en la lista de «Best Place to Work»?
–Una entidad independiente realiza un cuestionario a los empleados de la empresa con 58 preguntas en el que se valora también la cultura corporativa. El resultado es que se sienten orgullosos de trabajar aquí y destacan el ambiente familiar y de compañerismo.

–¿Son como una familia?
–Sí. Es muy importante, aunque difícil de conseguir, ya que el 80 por ciento de la plantilla ni siquiera está fisicamente en las oficinas. Es fundamental la acogida y enseñar desde el principio los valores y la filosofía de la compañía.

–¿Cómo son los japoneses?
–Una cultura admirable. Son muy distintos a nosotros y en el trato al principio te puede costar porque son gente que necesita asegurarse de todo y tener el cien por cien del control. Son de lo más trabajadores.

–¿Qué significa Shiseido?
–La casa que contribuye a mejorar la calidad de vida. Es lo que nos diferencia de otras empresas cosméticas y en general: es una compañía con alma.

–Con el paso del tiempo, ¿podrá la cosmética sustituir a la cirugía?
–No es nuestra filosofía. El concepto de belleza de Shiseido es más amplio que tener una arruga de más. Nuestros productos trabajan para que el proceso de envejecimiento natural sea lo más natural posible.

–¿Cómo acaba una zaragozana en Shiseido?
–Hice empresariales y trabajé en el sector logístico. Luego me casé e hice un cambio en mi vida. Me fui hasta Madrid detrás del amor, y desde el minuto uno de la entrevista percibí la sensación de que era una empresa diferente.

–Como hombre, convénzame para que utilice sus productos.
–¡Qué oportunidad! La cultura española sigue un poco con la cultura del macho, pero eso está cambiando. Y Shiseido es perfecto porque si empiezas vas a descubrir resultados, sensaciones y un placer con nuestros productos. Pruébalos y luego nos cuentas.

–¿Se da cuenta de que parece que trabaja en el sitio donde querría trabajar todo el mundo?
–Y lo sentimos en el día a día. Todo el mundo viene a gusto al trabajo. Entendemos que se puede conseguir calidad de vida a través de la cosmética.

–Las empresas cosméticas, ¿maquillan los precios?
–La percepción del precio es subjetivo. Nosotros apoyamos con una gran inversión para conseguir calidad en los ingredientes y en los principios activos. Son 10 o 15 años de investigación. La gente cree que somos caros, pero no es así.

–¿Qué importaría de Japón?
–El concepto de «omotenashi» que es el arte supremo de la acogida. El gusto por los detalles y el espíritu de servicio.