Detenidos los padres de la joven muerta en el incendio de Lalín

Los padres de la joven de 21 años muerta hoy junto a un octogenario que vivía con la familia en el incendio de una vivienda en Lalín han sido detenidos, como medida cautelar, mientras el juzgado investiga las circunstancias del suceso, que están bajo secreto de sumario.

Después de más de seis horas desde que se inició el fuego, los padres de la joven fallecida fueron hallados por un agente de la guardia civil que les oyó hablar cuando pasaba junto a la fosa de purín ubicada en el establo anexo a la vivienda, en cuyo interior se encontraban, según informaron fuentes de la Policía Local de Lalín.

En el siniestro fallecieron Sonia Mouriño, de 21 años, y un octogenario que vivía con la familia, y salieron con síntomas de intoxicación por humo la abuela de la joven fallecida, de unos noventa años, y un tío, de nombre Manuel y 55 años. Estas dos personas salvaron la vida probablemente porque dormían en la planta baja de la vivienda, ubicada en la parroquia de Barcia.

Tras considerarlos en un principio como desaparecidos y cuando se trataba de localizar sus cuerpos en el interior de la casa, los padres de la fallecida y propietarios de la vivienda, José Mouriño y su esposa Carmen, fueron hallados con vida dentro de la fosa de purín.

Fuentes de la Guardia Civil informaron de que el caso está en manos del Juzgado número 2 de Lalín, bajo secreto de sumario, y señalaron que se investiga "si existe alguna responsabilidad"del matrimonio "en el inicio del incendio o en otras circunstancias de los dos fallecimientos".

Por otra parte, fuentes de la Policía Local de Lalín informaron de que los Bomberos habían apreciado un fuerte golpe en la cabeza de la joven fallecida, mientras que la otra víctima no presentaba ningún signo externo de violencia.

Aparentemente, los padres de la joven fallecida se encontraban bien, sin heridas visibles, aunque fueron trasladados inicialmente al ambulatorio de Lalín y después al Hospital de Santiago de Compostela.

Según las versiones de algunos vecinos de las casas próximas, la alarma la dio sobre las siete y media de la mañana un joven que ayudaba a la familia en las tareas agrícolas.

José Mouriño es muy conocido en la comarca porque fue presidente de la cooperativa agrícola Xuncoga, y todos los testimonios recabados entre los residentes en la zona coincidían en que se trataba de una familia ejemplar, siempre dispuesta a ayudar a los vecinos.