Barcelona se consolida como un referente en escuelas de negocios

Las escuelas de negocios comenzaron su andadura allá por el siglo XIX. El desarrollo económico, de la mano de la revolución industrial, trajo consigo nuevas necesidades organizativas para las empresas. Y, para dar respuesta, comenzaron a surgir este tipo de universidades.

En la imagen, la fachada de la escuela de negocios Esade
En la imagen, la fachada de la escuela de negocios Esade

Sin ir más lejos, la escuela de negocios más antigua del mundo, la Escp de París, fundada por el famoso economista Jean–Baptiste Say, todavía sigue en activo. Poco después, en los albores del siglo XX, las universidades norteamericanas recogieron el testigo y dieron forma al producto paradigmático de este tipo de escuelas: el master en administración y dirección de empresas, mucho más conocido por el acrónimo inglés MBA.

En España, como de costumbre, las cosas fueron un poquito más despacio. Sin embargo, el ritmo pausado de la península no ha sido óbice para situar al país en el mapa mundial de las escuelas de negocios y, más concretamente a Barcelona. A las prestigiosas Esade, IESE y, en menor medida, Eada, se suma, a partir de septiembre la nueva escuela Barcelona School of Management de la Universitat Pompeu Fabra. Pero, ¿a qué se debe la concentración de este tipo de escuelas en la Ciudad Condal?

Necesidades empresariales

«Corrían los años 50 y España iniciaba sus planes de desarrollo para salir del marasmo de la posguerra –explica Manel Peiró, vicedecano de Esade–. Las empresas, sin embargo, no encontraban su reflejo en la universidad. Especialmente en Cataluña, donde había una mayor concentración de empresas». Así, un grupo de empresarios encargó a los jesuitas un proyecto académico a imagen y semejanza de las escuelas de negocios nacidas en EE UU y consolidadas tras la Segunda Guerra Mundial. «El tejido empresarial de la zona era muy importante. Por lo que buscaban fórmulas para formar a sus directivos e incluso a sus hijos –añade el profesor del IESE, Franz Heukamp–. Por lo que el primer decano, Antonio Valero, decidió fundar la escuela».

Globalización
Pasaron los años y con ellos las necesidades de las empresas. «Si viniesen los fundadores no reconocerían la universidad», comenta Peiró. Los retos son constantes y uno de los más importantes ocurridos hasta ahora ha sido la globalización de las empresas, cada vez más multinacionales, que también ha tenido su reflejo en la universidad. «Se nota entre los estudiantes, pero también entre los profesores. Sin ser la ONU, tenemos docentes de todas partes. Y, pese a que los conocimientos han cambiado, los fundamentos no han variado demasiado», subraya Peiró. Y estos pasan por el debate social, la docencia, la investigación, la excelencia o la cultura del esfuerzo.

Heukamp comparte la tesis de su colega: «Los objetivos no han cambiado, formar líderes empresariales que sepan decidir y trabajar en equipo. Pero las empresas han cambiado, y con ellas, las materias que se estudian». Pero, volviendo a la internacionalización, «ahora el 80 por ciento de los alumnos son de fuera de España y en una misma clase tenemos 40 pasaportes distintos».

Sobre el papel de Barcelona en el competitivo mundo de las escuelas de negocios, ninguno de los dos alberga dudas. «Barcelona es una marca y es la marca más potente que tiene España en el extranjero. Además, si no fueran escuelas con calidad no habrían aguantado tanto», apunta Peiró. Y, pese a la excelencia de las escuelas de Boston (Harvard o Massachussets Boston College), Nueva York (Columbia) o Londres (London School), «es sorprendente que dos escuelas nacidas en Barcelona aparezcan insistentemente en todos los rankings internacionales inventados por los "anglosajones"», remacha. «Es difícil de decir –argumenta Heukamp– pero sin lugar a dudas es una ciudad con muchas fortalezas, sobre todo dependiendo de las prioridades de los estudiantes, y lo será aún más con la UPF». Así las cosas, la Barcelona School of Management contribuirá a afianzar el cluster de escuelas de negocios de la capital catalana.


Entre las cien mejores
Hay muchas formas de clasificar a las escuelas de negocios. Sin embargo, uno de los rankings más prestigiosos para estas universidades lo elabora el rotativo Financial Times. Anualmente seleccionan las mejores escuelas y estudios a nivel global para publicar diferentes estudios como, por ejemplo, el de las 100 mejores escuelas de negocios en programas MBA. En este ranking, que se hizo público el pasado mes de enero, el Iese ocupa la novena posición; Esade, la 21; mientras que Eada ocupa el puesto número 84.