El Papa reprende al cardenal Schnborn

Las palabras de Schnborn no habían tenido aparentes consecuencias hasta esta mañana. El cardenal austriaco, que según la nota del Vaticano, es quien solicitó la audiencia con el Papa, se reunió primero con Benedicto XVI y después con el mismo cardenal Sodano y el actual secretario de Estado, el cardenal Tarcisio Bertone.

El Papa Benedicto XVI ha reprendido este lunes al arzobispo de Viena, el cardenal Christoph Schnborn, por haber criticado al cardenal Angelo Sodano, recordándole que la competencia de acusar a otro purpurado "corresponde únicamente al Papa", según informa el Vaticano a través de un comunicado. Hace pocos meses, en declaraciones a la prensa, Schnborn había acusado a Sodano, que actualmente es decano del Colegio Cardenalicio, de no haber tratado con suficiente determinación el caso del difunto cardenal austriaco Hans Hermann Groer (1919-2003), quien al final había tenido que dimitir tras ser acusado de pederastia. "En particular, el cardenal Christoph Schnborn quiso aclarar el sentido exacto de sus recientes declaraciones", detalla el comunicado vaticano, tanto las relacionadas con "algunos aspectos de la actual disciplina eclesiástica", en alusión a sus presuntas dudas sobre el celibato de los sacerdotes, como con "algunos juicios sobre el comportamiento que tuvo la Secretaria de Estado y en particular el entonces secretario de Estado con el Papa Juan Pablo II, el cardenal Angelo Sodano, con respecto al difunto cardenal Hans Hermann Gror, que fue arzobispo de Viena del 1986 al 1995", según detalla la nota. Así, añade que en los encuentros "fueron aclarados y resueltos algunos equívocos muy difundidos y en parte derivados de algunas expresiones del cardenal Christoph Schnborn", el cual manifiesta "su disgusto por las interpretaciones dadas". Asimismo, durante el encuentro se recordó "que en la Iglesia, cuando se trata de acusaciones contra un cardenal, la competencia corresponde únicamente al Papa", mientras que "las demás instancias pueden tener una función de asesoramiento, siempre con el debido respeto por las personas". Otro de los puntos por los que el cardenal austriaco había criticado a Sodano es la utilización de la palabra "habladurías"para definir las continuas informaciones sobre abusos sexuales de menores por parte del clero. La nota vaticana aclara que "la palabra ‘habladurías' fue interpretada erróneamente como una falta de respeto hacia las víctimas de los abusos sexuales por las cuales el cardenal Angelo Sodano tiene los mismos sentimientos de compasión y condena del mal que ha expresado el Santo Padre en diversas intervenciones". Además, indica que esa palabra "había sido tomada literalmente de la homilía pontificia del domingo de Ramos y se refería al coraje que no se deja intimidar por las habladurías de las opiniones dominantes", puntualiza el Vaticano.