La Generalitat costea el aborto a casi 2000 mujeres en clínicas privadas

La factura sube a 709.000 euros desde la aplicación de la Ley de interrupción del embarazo

La Generalitat costea el aborto a casi 2.000 mujeres en clínicas privadas
La Generalitat costea el aborto a casi 2.000 mujeres en clínicas privadas

Barcelona – Desde que entró en vigor la ley del aborto, el pasado mes de julio, 1.904 mujeres han solicitado a la Generalitat que les costee el aborto. Hasta ahora, se han tramitado, por parte de la Administración, 1.077 de las peticiones y están pendientes de valoración las 827 restantes. En cualquier caso, «ninguna ha sido denegada», informó ayer el jefe de evaluación del Servei Català de la Salut, Josep Maria Argimon, y aseguró que «a finales de año se habrán reembolsado todos los casos». La factura total para las arcas públicas asciende a 709.000 euros.

Como recordó Argimon, las mujeres que desean interrumpir su embarazo son derivadas a centro privados y deben adelantar el precio del aborto para luego solicitar a la Generalitat el reembolso. El próximo mes de enero, cuando el despliegue de la Ley del aborto sea total en Cataluña, interrumpir un embarazo será áun más fácil. Por un lado, los centros de atención primaria facilitarán tratamiento farmacológico para abortar durante las ocho primeras semanas de embarazo. Además, trece clínicas privadas estarán acreditadas por la conselleria de Salud para llevar a cabo las practicas quirúrgicas, a los que se sumarán un número todavía por determinar de centros públicos.

A la espera de que Salud actualice el programa de asistencia al aborto, la consellera de Salud asegura que «la evaluación de las políticas de Salud Sexual y reproductiva y los datos analizados por el departamento confirman la efectividad de las medidas implementadas a la hora de evitar los embarazos no deseados». Y es que, el año pasado, el número de abortos –26.046– bajó un tres por ciento respecto a 2008. En total, en Cataluña se practicaron 886 interrupciones del embarazo menos que hace dos años. Cabe señalar que entre las adolescentes de catorce a 17 años desciende este tipo de práctica, aunque, por contra, son las que más consumen la píldora del día de después. En 2009, del total de mujeres que accedieron a este medicamento postcoital, el 35,3 por ciento tenía entre quince y 19 años.


La píldora postcoital gusta
La dispensa de este medicamento por parte de las farmacias –sin receta médica y con un coste superior a 20 euros– hace prever que se multiplique su consumo.
Según el departamento de Salud, al mes se venden alrededor de 10.000 unidades, por lo que se prevé que, al final de este año, sólo en las farmacias se hayan dispensado unas 120.000 píldoras. A esta cifra deberá sumarse la cantidad total facilitada por los centros de atención primaria y los especializados en salud reproductivosexual –unas 30.000, según Salud–. Así, se estima que en 2010 se habrán consumido unas 150.000 píldoras del día de después, mientras que el año pasado la cifra ascendió a 68.359 unidades –en 2008 fueron 65.768–.

En cuanto a la frecuencia del consumo de este fármaco, según la conselleria de Salud, el 75,1 por ciento de las mujeres que la han solicitado sólo la han tomado una vez y un 16,9 por ciento como mínimo veces. Sin embargo, en la oficinas de farmacia no es obligatorio, al no requerirse receta médica, explicar qué tipo de medicamento es la píldora postcoital, ni llevar un registro de cuántas veces las pacientes la han consumido.


La tasa de enfermedades de transmisión sexual sube
La incidencia de las enfermedades de transmisión sexual (ETS) va en aumento a pesar de que, para la consellera de Salud, Marina Geli, las políticas de salud sexual y reproductiva han mostrado su efectividad para frenar el número de embarazos no deseados. Si en 1996, la tasa de sífilis era de 1,5 por 100.000 habitantes, en 2008 ésta subió a 4.8 por 100.000 habitantes. Asimismo, las infecciones por gonorrea descendieron entre 1996 –12,2 por 100.000 personas– y 1999 –3,2 por 100.000 habitantes– pero desde entonces han ido en aumento. En 2008, la tasa era de 4,7 por 100.000 habitantes–. En cuanto a la incidencia de la infección genital por clamidias también sube, según el departamento de Salud, y en 2008 la tasa fue de 4,8 por 100.000 habitantes. Por otro lado, la prevalencia de casos de sida (número de personas enfermas) ha ido en aumento a lo largo de los años, aunque el crecimiento se ha estancado. En 2009, se regalaron más de tres millones de preservativos.