Libros

Las buenas noticias existen

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Rene Lavand, el gran ilusionista y como buen argentino monologuista inteligente y divertido, mantiene en su espectáculo que no hay nada más aburrido que la verdad. Con la salida del sol que ya creía perdido he tenido un subidón de optimismo, por eso he entendido que los políticos mienten tanto para no aburrirnos. Este estado también ha hecho que lea con felicidad que por fin arranca la producción en serie del avión europeo que se monta en Sevilla. Aparte de los puestos de trabajo, está el prestigio y el mensaje de que en Andalucía, las industrias, los grandes proyectos, son posibles. No hay que renegar de ser ciudad o autonomía de servicios y, por qué no, en el mejor de los sentidos, parque temático, pero sin lo primero no podremos despegar definitivamente. Me he puesto más aburrido que diciendo verdades. Otra cosa divertida, he descubierto leyendo los periódicos que en Fitur, el pabellón de Sevilla ofertará actuaciones especiales para el turismo gay, como el sentido del humor predomina en «Herrera en la onda», hablé del tema y Carlos dijo aquello de «no entiendo nada, ¿es que a los gays les enseñan la Giralda de otra forma?». Para colmo estaba de invitado Moncho Borrajo, que vuelve a los escenarios por causas benéficas. Con toda intención le pregunté qué le parecía la oferta de Fitur. Con su conocida desinhibición me contestó, «¿es que en los hoteles, el servicio estará formado por fornidos muchachos que te recibirán de culo? Porque yo he viajado por medio mundo y nunca he entrado en ningún hotel diciendo, oiga que soy maricón, claro que viéndome tampoco hace falta decir nada». Buena demostración de la retranca de Moncho Borrajo, practica aquello de que nada mejor que reírse de sí mismo, para poder hacer reír a los demás.