Los peligros de una boda exótica

El Gobierno de Maldivas anunció hoy que regulará "en breve"las bodas de turistas en el país, con el objetivo de evitar "mofas e insultos", como los que recientemente recibió una pareja suiza por parte de los locales que "oficiaban"su ceremonia.

El presidente de Maldivas, Mohamed Nasheed, aseguró hoy que su Gobierno aplicará una regulación "estricta"en las ceremonias matrimoniales de extranjeros que se lleven a cabo en los hoteles de este archipiélago, uno de los principales destinos turísticos del sur asiático.

El anuncio de Nasheed, hecho por radio y difundido por la Presidencia maldiva en su página web, llega una semana después de que se difundiera por el portal virtual "YouTube"un vídeo que muestra las burlas que recibió una pareja suiza que renovaba sus votos matrimoniales en la playa de un hotel.

En el vídeo aparecen los suizos, rodeados por varios maldivos que participan en la ceremonia y, después de haber realizado algunos rituales como beber de un coco, la pareja empieza a recibir insultos en un dialecto que no comprende por parte del conductor de la ceremonia.

Fingiendo que lee el código legal, el oficiante pronuncia supuestas cláusulas como "la fornicación es ahora legal" e insta a "practicar sexo homosexual muchas, muchas veces", ante la seria mirada de los demás locales.

"La circuncisión no es deseable en absoluto (...), te pueden salir gusanos del pene", prosigue el oficiante, tras lo cual, la sonriente pareja extranjera, de pie, se pone los respectivos anillos sin ser consciente de la mofa.

El presidente lamentó la "actuación absolutamente vergonzosa"de los trabajadores en el hotel donde ocurrió el incidente, después de que el Gobierno se comprometiera ayer a abrir una investigación.

Los complejos hoteleros de este país organizan con frecuencia este tipo de rituales para los turistas, que acuden en grandes cantidades a las Maldivas para pasar sus lunas de miel.

Maldivas, un archipiélago compuesto por cerca de 1.200 islas situado en el Océano Índico, tiene 350.000 habitantes, en su mayoría musulmanes, y sus principales fuentes de ingresos son la pesca y el turismo.