Ahí te quedas Irak por Manuel Coma

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

En Guantánamo, nada y en juicios civiles para los terroristas, tampoco, pero en Irak, Obama, mal que bien, cumple su palabra. No muy bien porque en su campaña el plazo era más corto y mal porque la salida tiene visos de deserción: nadie puede asegurar que con la marcha de las tropas americanas mejore la seguridad en el país y su entorno o se vean favorecidos los intereses estratégicos americanos. Al contrario, la precaria paz podría estallar. En el momento en que se libra un gran duelo en Oriente Medio entre árabes suníes y la revolución chiíta iraní, Obama deja a Irak a los pies de los ayatolás vecinos, desesperados por el pésimo ejemplo que la revuelta popular árabe representa para su población, y por el muy probable desmoronamiento de su imprescindible aliado, el despótico régimen de la familia Al Assad en Siria.