Anorexia: una epidemia en red

La preocupación de los padres por si sus hijos, niños o adolescentes, caen en las aguas pantanosas de la anorexia y la bulimia es un asunto cada vez más recurrente. Un informe presentado ayer en Barcelona confirma que su inquietud tiene fundamento.

Crece un 470% el número paginas web con apología de la anorexia y la bulimia
Crece un 470% el número paginas web con apología de la anorexia y la bulimia

El informe, elaborado por la Agencia de Calidad de Internet (Iqua) y la Asociación contra la Anorexia y la Bulimia (Acab), alerta de que desde el año 2006 han crecido un 470 por ciento las páginas web que hacen apología de estas dos patologías. Fuentes del Acab confirmaron a LA RAZÓN que los datos son a nivel internacional.

Los datos presentados son muy preocupantes, teniendo en cuenta el fácil acceso de menores y jóvenes a cualquier página de internet . El director del Iqua, Álex Fernández, destacó que si en el buscador del Google buscas webs favorables a la anorexia y la bulimia salen casi 500.000 en pocos segundos.

Otro dato muy preocupante que señala el estudio es que el 75 por ciento de las personas que acceden a estos contenidos son menores de edad.

Ante estos datos tan alarmantes, Fernández urgió a tomar medidas «para frenar esta información tan nociva y hacer que las grandes plataformas que alojan estas páginas web y las redes sociales se impliquen en la retirada inmediata de estos contenidos».

Como era previsible, las redes sociales también están jugando un papel muy importante en este asunto. Su uso entre los adolescentes es masivo y ahí entran en juego la anorexia y la bulimia. El informe señala que la apología de estas patologías está proliferando de forma considerable en Facebook, Twitter, Hi5 y Tuenti.

Al respecto, Fernández apuntó que «las personas que comparten estos contenidos son como una comunidad sectaria, como una religión que tiene unos anhelos, unos deseos, un vocabulario, un afán de autoayuda, un estilo de vida y hasta un día de aniversario que tiene como último objetivo la pérdida de peso».

Las páginas web a las que hace referencia este informe son espacios en la red que, habitualmente, sirven para poner en contacto a las personas que, de forma voluntaria, quieren caer en la anorexia y la bulimia. Son habituales los foros en los que los usuarios se aconsejan los unos a los otros, y en estas páginas se glorifica de forma muy evidente la pérdida de peso como sinónimo de belleza.

El informe constata que el perfil de los usuarios de estos contenidos es en un 95 por ciento de los casos chicas que quieren adelgazar a cualquier precio y que se acercan de manera muy peligrosa a este tipo de trastornos. La directora de Prevención y Promoción de la Salud de la Acab, Cristina Carretero, el 6 por ciento de las chicas jóvenes y adolescentes de doce a 24 años sufren un trastorno de la conducta alimentaria, y el 11 por ciento está en alto riesgo de sufrirlo. Hace seis años, apuntó Carretero, la incidencia se situaba en torno al 4 por ciento.

Tratamiento eficaz
De las personas enfermas, entre el 75 y el 80 por ciento se curan con un tratamiento médico adecuado y la enfermedad no se hace crónica, pero hay un 10 por ciento de los casos en los que la persona tiene un alto riesgo de complicaciones y trastornos funcionales derivados de su estado de inanición.

Carretero añadió que estos problemas están creciendo en la población adulta de 30 a 40 años y que esta páginas que hacen apología de la anorexia y la bulimia están creadas por personas enfermas que lanzan un claro mensaje en favor de estas conductas. Al presentar el informe, desde el Iqua se remarcó que aunque el año pasado se consiguieron cerrar casi la mitad de las páginas de la red con este tipo de contenidos, a partir de las denuncias de los usuarios, es necesario un gran frente común entre la sociedad y las grandes plataformas de internet para impedir la proliferación de estos contenidos en la red.

En este sentido, tanto Fernández como Carretero hicieron un llamamiento para que se ponga en marcha un observatorio en el que estén presentes todos los agentes implicados, como la Administración, instituciones, asociaciones, plataformas y técnicos y usuarios para tratar de abordar de forma conjunta este problema y buscar soluciones que permitan una mejor navegación por la red.

Aunque ambos expertos reconocieron que será imposible retirar de la red estos contenidos tan perjudiciales, creen que hay que trabajar para que al buscar las palabras anorexia y bulimia en internet no salgan primero las que hacen apología de estas enfermedades, sino las que ayudan a abordar esta cuestión desde un punto de vista positivo como la página web que, bajo el nombre de1espejo1000ventanas.com, tiene detrás a personas que están en tratamiento o que ya han superado un trastorno de la conducta alimentaria.