ANÁLISIS: Quién pierde en la protesta por Juan A Gómez Trinidad

La Razón
La RazónLa Razón

l ¿Deben los estudiantes menores hacer esta huelga?
–Los estudiantes, y más los menores, son los únicos perjudicados de una huelga de los centros educativos. La huelga es un recurso extremo y un derecho de los trabajadores, que castigan al empresario con una caída del beneficio. Los estudiantes no tienen una relación laboral, ni con la administración ni con la sociedad, y sólo se castigan a ellos mismos. Por ello, darles derecho a huelga es un despropósito, pues sí deben expresar sus ideas y ser críticos, pero para ello tienen otras herramientas, como los medios de comunicación y las redes sociales.

l ¿Es necesaria una unificación de la legislación sobre el derecho de los menores a huelga?
–Sí. El derecho a huelga reconocido en la LOE para los estudiantes mayores de 15 años fue un guiño al sector estudiantil para sacar adelante esta ley forzada, que tenÍa menos apoyos que la anterior, la LOCE, abortada por el Gobierno de Zapatero antes de ponerse en marcha. En este caso, la huelga es una herramienta de manipulación de la que se intentan aprovechar algunos movimientos sociales.

l ¿Es un momento especialmente perjudicial para convocar esta protesta?
–Si cualquier momento es malo para hacer una huelga de educación, éste es peor, pues es la época en la que se evalúa a los estudiantes –los únicos perjudicados– el trabajo de todo el curso. Estos días se ha visto a chicos de 11 o 12 años encabezando las protestas de Educación, una situación que no se debería permitir y sobre la que los profesores y los padres tendrían que rendir cuentas.

 

Juan A. Gómez Trinidad
Catedrático de Filosofía