Fórmula 1

Alguersuari levanta la voz

«Si Red Bull no quiere continuar conmigo, dejo de correr en F-1 y me busco otras cosas», dijo el español

Jaime Alguersuari, ayer, durante los primeros entrenamientos en Interlagos, escenario este fin de semana del GP de Brasil
Jaime Alguersuari, ayer, durante los primeros entrenamientos en Interlagos, escenario este fin de semana del GP de Brasil

Desde que llegara a la Fórmula-1 ha sido cuestionado por todos los ámbitos posibles. El piloto más joven de este deporte, el español Jaime Alguersuari, no perdió en ningún momento la calma durante las dos últimas temporadas y respondió a las críticas con resultados. Buenos resultados. Sin embargo, a día de hoy, no tiene el puesto asegurado en el equipo Toro Rosso el año que viene. A pesar de la enorme competitividad que Red Bull, propietaria de la escudería, fomenta entre sus pilotos y que en cierto modo les ha reportado un buen resultado, ni Jaime ni su compañero Buemi saben si correrán en 2012. Ellos se han esforzado al máximo y a la vista está, sobre todo en el caso del piloto catalán. Pero su continuidad depende de otros muchos factores que desgraciadamente están fuera de su alcance.

Ayer, Alguersuari afirmó que, en caso de no renovar, se iría. «Si Red Bull no quiere continuar conmigo, dejo de correr y me busco otras cosas. Me gusta estar aquí y soy feliz, pero, si no es así, no creo que vaya a continuar en la F-1», aseguró en el circuito de Interlagos, escenario este fin de semana del Gran Premio de Brasil, última prueba del calendario.

Pero los tiros van por otro camino y son unas negociaciones las que provocan las dudas sobre la continuidad de ambos pilotos. En la actualidad, Red Bull mantiene conversaciones con el fondo de inversión de Abu Dabi Aabar, propiedad de la compañía Cepsa y accionista de grupos tan importantes como Daimler, que engloba entre otras a Mercedes Benz, para que adquieran el equipo. La empresa de bebidas ha invertido mucho dinero para mejorar su rendimiento en las últimas carreras y así poder justificar un aumento en el precio final de venta. La negociación es ardua y, de momento, hasta que no se sepa quién será el propietario, la decisión sobre los pilotos queda aparcada. La otra cuestión es dónde colocar a los canteranos de Red Bull. Ricciardo seguirá en HRT; el problema es el francés Vergne, un chico ultrarrápido que puede valer mucho dinero en el futuro si siguen apoyándole. Quieren colocarle en Caterham, pero si no lo logran, Buemi o Alguersuari deberán hacerle un hueco.

Alonso, a por el subcampeonato
A pesar de que Ferrari y él llevan meses pensando en la próxima temporada, el asturiano se ha plantado en el último asalto de la temporada como uno de los tres candidatos a conseguir el subtítulo, un honor del que nadie se acordará el próximo mes y que, sin embargo, en el caso de Fernando dice mucho de él teniendo en cuenta el fiasco técnico que ha supuesto el F150 Italia. Button y Webber son sus rivales y cuentan con mejores coches.