Bulgaria anuncia el corte del suministro ruso y pide reducir el consumo al mínimo

Los suministros de gas natural ruso hacia Bulgaria han sido cortados esta madrugada, anunció el ministerio búlgaro de Economía y Energía en un comunicado.

Las autoridades han apelado a todos los consumidores del mercado búlgaro a reducir al mínimo el consumo de gas natural y, de ser posible, recurrir a fuentes de energía alternativas.
«Como resultado de la provocada situación de crisis y con el objetivo de evitarse averías industriales, el ministro búlgaro de Economía y Energía búlgaro, Petar Dimitrov, ha convocado al Consejo de Seguridad y Gestión en condiciones de crisis», se informa en el comunicado. Ese órgano ha establecido una «comisión de crisis» para observar y analizar la situación tras la interrupción del abastecimiento de gas y deberá exigir a los mayores consumidores industriales información para evaluar la posibilidad de «que se pasen al uso de combustible alternativo», se añade.
El comunicado precisa que el corte del gas que abastece el gigante ruso Gazprom se inició a las 03.30 hora local (01.30 GMT) y, según el ministerio búlgaro, en la frontera entre Ucrania y Rumanía se interrumpieron también los suministros de tránsito de gas para Grecia, Turquía y Macedonia.
El primer ministro, Sergey Stanishev, ha convocado una sesión extraordinaria de su Gobierno a causa de la situación, resultante de la llamada «guerra del gas» entre Rusia y Ucrania. Los suministros de combustible del gigante ruso, Gazprom, para Bulgaria se habían reducido ya el pasado sábado, tras desatarse esa crisis, entre un 10 y 15 por ciento, y hasta ayer el director ejecutivo de la empresa estatal Bulgargaz, Dimitar Gogov, afirmaba que no había riesgo para el abastecimiento del país balcánico.
Gogov ha asegurado que Bulgaria cuenta con reservas de gas para un mes de suministros. Las importaciones de Rusia cubren el 92 por ciento del consumo de gas de Bulgaria, que se sitúa entre los 10 y los 11 millones de metros cúbicos por día.