«Cada vez que Águila Roja se desplaza se parece al Circo del Sol»

DESPEDIDA / PILAR NADAL, LA PRODUCTORA EJECUTIVA, AÚN NO SABE CUÁNDO REGRESARÁ LA SERIE

Ni muere ni se jubila, tan sólo se toma unas merecidas vacaciones. Tras 13 capítulos bendecidos por la audiencia (una media de 4,6 millones de espectadores y una cuota de pantalla del 25,3%), «Águila roja» cierra hoy temporada pero su equipo ya se ha puesto en marcha para rodar los 26 nuevos capítulos contratados, aunque todavía sin fecha de emisión. Pilar Nadal, su productora ejecutiva, reconoce que el proyecto surgió antes de la crisis y por ello tiene un nivel «a la altura de "Roma"de la BBC» y que en modo alguno va a decaer en el futuro, «debemos seguir haciéndolo así, porque además estamos muy contentos con los resultados». Pequeñas críticasLo único que no comprende Pilar Nadal son las críticas sobre determinadas licencias de la serie: «Me gustaría que la gente se diera cuenta de que en otras, como en "House", también es falso que los ayudantes del doctor puedan meterse en las casas a investigar». Según ella, «nuestro protagonista no existe, pero son simplemente aventuras enmarcadas en un contexto histórico». Entre esas pequeñas críticas a los guiones, están los guiños en el lenguaje, que, según la productora ejecutiva, «están hechos adrede». Pilar Nadal precisa que «las tramas sí están documentadas, en la España de Felipe IV, con cosas que pasaban en esa época, como las torturas, el inquisidor...», y defiende el papel del protagonista: «Es un héroe con una forma especial de luchar, pero no tiene poderes mágicos de cómic».Lo más difícil, según ella, son las localizaciones, «nos hemos tenido que recorrer 300 kilómetros a la redonda para buscar exteriores sin referencias actuales, por Segovia, Toledo...», y el vestuario, «hasta el punto de que muchos vestidos de la marquesa, a la que se tarda entre 40 y 60 minutos en hacerle el moño, se han creado para ella, así como el del comisario, que queríamos que fuera de la época pero moderno». Por todo ello, precisa que «cada vez que nos movemos somos como el Circo del Sol, con caballos, animales, carromatos...». No es de extrañar que la serie tarde entre 10 y 13 días en grabar un capítulo. Según Pilar Nadal, «otras productoras están pensando productos similares y nosotros también podríamos hacer en un futuro otras series históricas».