Cesc: «Guardiola es y será mi ídolo»

El centrocampista del Arsenal asegura que hasta final de temporada no se planteará su futuro. No se inclina ni por el Barça ni por el Madrid. Reconoce que es un «halago» lo que dicen de él

Cesc ha crecido como jugador en el Arsenal. El catalán es el capitán del conjunto británico y uno de los futbolistas preferidos del técnico Arsene Wenger
Cesc ha crecido como jugador en el Arsenal. El catalán es el capitán del conjunto británico y uno de los futbolistas preferidos del técnico Arsene Wenger

BARCELONA - El capitán del Arsenal, Cesc Fábregas, aseguró ayer que «a final de temporada» se planteará si sigue o no en el club inglés, con el que tiene contrato hasta 2014, aunque no quiso desvelar si prefiere regresar al Barcelona o fichar por el eterno rival, el Real Madrid, los dos equipos que lo han seguido con más interés. «Cada jugador tiene su manera de vivir su vida: cada verano valora cómo ha ido la temporada, si es feliz o si puede mejorar. Pero ahora quedan dos meses de competición, acabo de salir de una lesión que me ha tenido cuatro meses parado, y en lo único que tengo que estar concentrado es en lo que a mí me gusta, que es jugar al fútbol», explicó Cesc.El centrocampista catalán presentó ayer su campus de verano en su localidad natal, Arenys de Mar, y a continuación atendió a los medios de comunicación, ávidos de conocer si cambiará de aires cuando finalice la presente campaña.Cesc aseguró que ahora mismo está «muy feliz» en el Arsenal, que tiene «una responsabilidad muy grande» como capitán de los «gunners» y que, a día de hoy, en lo único que piensa es en volver a jugar «y, si es posible, levantar un título a final de temporada».«No puedo controlar lo que se diga o se deje de decir de mí, aunque la verdad es que es un halago increíble que dos de los clubes más grandes de la historia del fútbol digan estas cosas de mí», comentó sobre el interés del Barcelona y el Real Madrid por hacerse con sus servicios.En sus declaraciones, guiños para los dos equipos: «Guardiola es y será siempre mi ídolo», «visto de blanco, porque dicen que me favorece, pero no por nada más», «nunca di mi palabra a Calderón de que ficharía por el Madrid», «yo no cierro la puerta a nadie, ni nunca lo he hecho» o «una cosa es donde haya jugado desde pequeño y otra mi carrera como futbolista profesional».El internacional español se mostró igual de ambiguo cuando fue preguntado por qué estilo de juego, si el del Barça o el del Madrid, iría más acorde con sus características. «Cuando era joven, el Barcelona inculcó unas normas de juego en mi cabeza que no son las del Real Madrid, pero ahora mismo en el Arsenal, aunque nos guste tocar el balón, jugamos un fútbol de contraataque, más o menos como el Madrid, y la selección es más tipo Barça. Por eso considero que puedo jugar en los dos», argumentó.Del conjunto azulgrana comentó que es «el favorito para ganar la ‘Champions', pero encuentro que lo que están haciendo los blancos en la Liga es de equipo campeón, porque otro, tal como está jugando el Barça, ya lo habría dado todo por hecho y la habría regalado».

WENGER, SU PADRE DEPORTIVO Y SU PRINCIPAL VALEDOR Después de numerosas referencias a los dos «grandes» del fútbol español Cesc volvió a hablar de su actual club y de su padre futbolístico: «Si alguien me quiere tiene que hablar primero con el Arsenal» y «si Wenger me pide que me quede seguramente me quedaré».Tras recuperarse de una grave lesión de rodilla, Cesc dice «estar perfectamente y dispuesto a jugar el próximo sábado si el técnico lo dice». Sin embargo, reconoció que aún le faltan «dos o tres partidos para coger el ritmo de competición». Por eso, no estuvo ayer en la convocatoria frente a Turquía. «Es una pena, pero las lesiones llegan cuando menos lo esperas. Creo que estaremos en el Mundial si seguimos haciendo las cosas bien. España está capacitada para ganar a cualquiera», afirma el centrocampista del Arsenal, al que se rifan los dos grandes clubes del fútbol español, el Barcelona y el Real Madrid.