Como siempre «Pipita»

Igual que sucedió en los dos años anteriores, un gol del delantero argentino hace creer al Madrid que la Liga es suya

Como siempre, «Pipita»
Como siempre, «Pipita»

Madrid- Todos los futbolistas del Real Madrid se marcharon a abrazar a Higuaín después del partido. El argentino había marcado el primero y el tercero de su equipo. Sobre todo el tercero. Cuando ya nadie lo esperaba, cuando el Madrid se empezaba a despedir de la Liga, como siempre, apareció el «Pipita». Lo que pasó antes, que fue mucho, ya no importa. El partido de ayer quedará en el recuerdo como el del gol de Higuaín. El típico tanto del argentino que sirve para ganar una Liga. Porque da la impresión de que para eso lo fueron a buscar a River, para que ganara Ligas.Tres años llevaba el Real Madrid sin saber lo que era eso cuando el hijo del «Pipa» aterrizó en Barajas en diciembre de 2006. Y daba la impresión de que aquel equipo iba a estar mucho más tiempo sin saberlo. Hasta que Gonzalo se puso a la tarea. Y un mes de mayo de 2007, cuando el Madrid andaba como ahora, corriendo detrás del Barcelona, el Espanyol se puso a ganar 0-2 en el Bernabéu. Más tarde 1-3. Y en el minuto 90, con el partido empatado, Gonzalo se tiró al suelo para pelear un balón. Lo ganó y marcó el gol que valía el 4-3. El gol que hizo creer al Madrid que ganaría la Liga.El año pasado el Madrid llegó a Pamplona con posibilidades de asegurarse el título. Después quedaban tres jornadas y el equipo no tenía prisa. Pero Higuaín, sí. Osasuna se había puesto por delante en el minuto 83. En el 88 empató Robben y en el tiempo añadido, como siempre, Higuaín. Como a él le gusta, cuando más difícil parece, con el Reyno de Navarra regado por un diluvio y el Madrid con uno menos porque Heinze sangraba por una mano. El argentino remató de cabeza y la Liga volvía a ser del Madrid.Ayer, otra vez, estaba el Madrid preparado para reconocer al Barça como campeón. Pero Higuaín siempre se resiste. El gol de Albín «anulaba» el suyo. Con el partido perdido, la Liga ya estaba en Barcelona. Pero cuando Guti marcó el empate, Gonzalo supo que era su momento. El Madrid había llegado a los últimos minutos por debajo en el marcador y con un jugador menos porque Pepe había sufrido un ataque de locura. En el tiempo añadido, gol de Higuaín, el gol de la Liga.