«Deficiente» política antincendios de la Junta

Reclaman también que se «desarrolle» la ley andaluza de fuegos forestales y se conciencie a la población.

«Deficiente» política antincendios de la Junta
«Deficiente» política antincendios de la Junta

El pasado 29 de mayo se publicó en el BOJA una orden de la Consejería de Medio Ambiente que estará en vigor hasta el 15 de octubre y que recogía la prohibición de realizar barbacoas, quemas agrícolas –de vegetación natural o de residuos– o el paso de vehículos a motor por espacios forestales y su zona de influencia durante la época de alto riesgo de incendios, salvo autorizadas excepciones. Según la Junta, con esta medida se pretende evitar que cualquier negligencia pueda prender la llama durante una época en la que, por sus características meteorológicas, existe un alto riesgo de incendio.
Existe una política forestal «deficiente», en opinión del portavoz de Verdemar-Ecologistas en Acción en Cádiz, Antonio Muñoz, quien plantea que se debería regular también «la paralización de los trabajos de tratamiento selvícola, porque el año pasado por estas fechas, un incendio provocado por una máquina quemó unas 500 hectáreas en Tarifa al complicarse su extinción debido al viento de Levante»; «al final toda la responsabilidad recayó en unos jóvenes operarios –puntualiza– que además eran de una subcontrata de otra, de un contrato realizado por Egmasa y estaban haciendo laborales de repoblación forestal con dinero de los fondos europeos», critica. Defiende que «los tratamientos selvícolas se hagan en invierno y nunca con los ‘tres 30' –30 kilómetros por hora en velocidad del viento, 30 grados centígrados de temperatura, y un 30 por ciento de humedad relativa en el aire–». De hecho, Medio Ambiente suspendió el pasado 3 de junio los trabajos de este tipo sólo en los montes de Tarifa.
Muñoz advierte además de otro factor de riesgo: «Se están llevando a cabo carreras de motocross en espacios forestales y nadie hace nada por controlarlo».
Denuncia que comparte el portavoz de Ecologistas en Acción en Huelva, Juan Romero, quien corrobora que «‘quads' y motos circulan por espacios forestales también onubenses y se hace la vista gorda». Y continuó: «Desde el Plan Infoca se deberían destinar recursos a los ayuntamientos ubicados en ese tipo de territorios para la limpieza de los márgenes de las carreteras, los cortafuegos... que no se hacen». «Hay que dotarlos de medios y obligarlos a que ejecuten esas tareas», insiste para recordar: «En Andalucía ya tenemos el precedente de que las personas, lamentablemente, también se queman».
En relación con los últimos incendios registrados en la comarca de Minas de Riotinto (Huelva), exige «agilidad y una respuesta rápida» –vecinos de la aldea La Dehesa se quejaron de que el primer retén del Infoca llegó una hora y media tarde–.
Y, en opinión de Romero, la lucha contra el fuego debería incluir el destino «de fondos estables». a los bosques. «Igual que Zapatero ha proporcionado ayudas a los bancos, o al sector del automóvil, la reconstrucción ecológica en los montes podría también generar empleo, si queremos zonas rurales», lanza. En torno a la prevención, dos reclamaciones más: «Se debe introducir la ganadería en los montes para que los animales herbívoros se coman los pastos. Se trata de una alianza natural estratégica para mantener los ecosistemas. Y, por otro lado, hay que formar a la gente de los pueblos en la extinción y que participe».
Hacer que toda la sociedad «tome conciencia de la importancia de evitar el fuego para conservar nuestro patrimonio, sobre todo en climas tan duros como el nuestro», es otra de la tareas pendiente del Gobierno andaluz, según el presidente del Comité Andaluz de Agricultura Ecológica (CAAE), Francisco Casero. Da un paso más: pide a los partidos que no usen los incendios como munición en la confrontación «partidista» dado que el enemigo común deben ser las llamas.
Desde Málaga, el responsable andaluz del área de Ecologistas en Acción, Jesús E. Guzmán, concluye: «Tenemos una legislación pionera, con una ley propia de incendios forestales, pero no se desarrolla».

¿De qué sirven las estadísticas si no se utilizan?
La prontitud en «la campaña de fuegos», en comparación con los dos últimos años, llama la atención del responsable de Incendios Forestales de Ecologistas en Acción, Jesús E. Guzmán. En mayo, las llamas han hecho su aparición en provincias como Cádiz y Huelva, y ello a pesar de que «la sequedad del suelo no es aún muy grande debido a que ha llovido hasta hace poco», señala. La realidad puede ser indomable pero, sobre todo, «si la Consejería de Medio Ambiente no prevé situaciones de riesgo», denuncia. «Se sabe que cuando han transcurrido 30 días sin llover y los vientos son fuertes, se debería activar un nivel más alto de protección, con toda la plantilla del Infoca alerta, y avisar a la población pero esto no sucede», lamenta. «¿Para que queremos las estadísticas si no sacamos conclusiones y actuamos en consecuencia, como hace, por ejemplo, la DGT?», se pregunta.