Dos varas de medir

A ZP le parece caro 7 millones para la Copa América de Valencia, pero no los 61 en carteles para loor suyo

La Razón
La RazónLa Razón

Dirán lo que quieran, pero el Gobierno de Zapatero tiene dos varas de medir. Una para las Comunidades amigas, las gobernadas por el PSOE. Otra, para las demás, entre ellas la Comunidad Valenciana. La última afrenta, la semana pasada al negarse a aportar siete millones de euros de los 21 correspondientes al canon exigido por ACM, empresa propietaria de la organización de la próxima Copa América de Vela. La Administración central alega que es muy caro. Por el contrario, le deben de resultar muy baratos los 28,3 millones que cuesta el equipo de 644 asesores de La Moncloa o los 61 millones destinados «por obligación» para los carteles publicitarios –4 metros de ancho por 3 de alto sin contar los soportes de acero– para loor y gloria de ZP en las obras del «Plan E» con el fin de que todos sepamos que las realiza el Gobierno central. Ayuntamiento que no los coloque no recibirá las ayudas. Esos 61 millones que la ministra Elena Salgado consideró «una cuestión menor» cuando en el Congreso de los Diputados se debatió el asunto. Ahora, sin embargo, considera un «factor insalvable» siete millones para el evento de Valencia. ¿Qué son entonces los 21 millones de euros que los Presupuestos Generales del Estado de 2009 prevén para las adaptaciones del Pabellón de Navegación, del Pabellón de Francia, de las instalaciones de telecabina y de varias oficinas en el espacio que se celebró la citada muestra en 1992. ¡Y han pasado 17 años! Incluso la Exposición Internacional de Zaragoza de 2008 recibió mil millones de euros y este año otros 116 millones para su desmantelamiento. Para mayor escarnio, recordemos que la casi totalidad del presupuesto de la Copa América de 2007 se ejecutó con un crédito del ICO, con el aval del Gobierno central, pero que la Comunidad Valenciana deberá devolver. Por el contrario, la prueba de la Fórmula 1 no ha sido merecedora de un euro, al contrario que la Olimpiada de Barcelona con 695 millones o los Juegos del Mediterráneo de Almería con 210. Por no hablar del agua o del AVE. No es justo, es una vergüenza.