Dubrovnik: Un refugio en el Adriático

A la ciudad vieja se llega cruzando la célebre puerta de Pile, horadada en la propia muralla
A la ciudad vieja se llega cruzando la célebre puerta de Pile, horadada en la propia muralla

 

 

Dubrovnik es uno de los destinos del momento, una bella ciudad amurallada salpicada de rincones pintorescos y prodigios arquitectónicos: iglesias, conventos, monasterios, increíbles palacios y acogedoras calles empedradas. A su larga lista de dones hay que añadir una gastronomía excelente, el mejor ejemplo quizás de la cocina croata, con arroces y frituras de pescado sencillamente deliciosas. Una maravillosa colección de playas silenciosas, el azul intenso del Adriático y sus gentes, hospitalarias y amables, cierran un círculo perfecto.

A la ciudad vieja se llega cruzando alguna de sus dos célebres puertas: la famosa Pile está horadada en la propia muralla y constituye el acceso occidental y más utilizado. Junto a ella se localiza la popular Fuente de Onofre, adornada por 16 máscaras de donde mana el agua. La puerta Ploce, menos concurrida, se sitúa en el extremo opuesto. En cada entrada, un mapa señala los lugares dañados por las bombas durante la guerra de 1991.

Comentario aparte merece la catedral. Si es posible, hay que visitarla de noche, a la luz de las velas, cuando se rebaja la tensión turística y la ciudad se relaja para aquellos que han tomado la sabia decisión de pernoctar aquí. La tenue iluminación artificial le sienta bien a la piedra croata y a esas horas Dubrovnik recupera su mágico esplendor medieval.

El Palacio Sponza y el de los Rectores hay que visitarlos obligatoriamente. Y lo mismo sucede con el monasterio de los Franciscanos, en cuyo interior se esconde un silencioso jardín y donde funciona una de las farmacias más antiguas de Europa, Mala Braca, fundada en 1317. No se vayan sin comprar la crema hidratante de rosas que preparan en el monasterio; tiene merecida fama y es una de las fórmulas de belleza mejor guardadas.
 

 

OFERTAS

-Iberia inaugura el próximo 16 de junio los vuelos directos a Dubrovnik con tres frecuencias semanales (martes, sábados y domingos). Además, a partir del 4 de julio, la aerolínea española también ofrecerá vuelos, sin escalas, a Zagreb, la capital de Croacia.

-Con motivo de esta inauguración, Iberia ha lanzado una oferta especial para volar a Dubrovnik: desde 294 euros ida y vuelta, todo incluido.

-Más información sobre condiciones de esta y otras ofertas, vuelos y otras tarifas en la página web www.iberia.com, donde se encuentran siempre los mejores precios, en Serviberia (902 400 500), en oficinas de Iberia y en su agencia de viajes.