Ecuador sella su alianza con el eje chavista

Faltaba Quito en el puzzle bolivariano, una pieza que finalmente el presidente Hugo Chávez consiguió adherir a su causa. Se trataba de reforzar alianzas en tiempos adversos y para ello los mandatarios Evo Morales (Bolivia), Daniel Ortega (Nicaragua), y por supuesto el anfitrión venezolano, recibieron ayer a su par de Ecuador, Rafael Correa, cuyo país pasaba a formar parte del ALBA.«Queremos la integración, queremos la unión. Esto no es un mercado, no es cuánto ganamos o cuántos perdemos; esto son sueños porque con los sueños también se construye», dijo Correa en Maracay, una ciudad 80 kilómetros al oeste de Caracas.El presidente ecuatoriano resaltó que la Alternativa Bolivariana para Nuestra América (ALBA) sirve para tener una sola voz en los foros internacionales y citó como ejemplo la decisión de la Organización de Estados Americanos (OEA), que a principios de junio anuló la resolución de 1962, con la cual Cuba estaba suspendida de ese organismo.«Sólo esa ventaja, tener un grupo de países decididos a defender los intereses de la región con energía, a construir un nuevo orden económico mundial, es suficiente para Ecuador», dijo Correa.Ecuador había participado hasta ahora como observador en el ALBA, un grupo creado en 2004 por Cuba y Venezuela para contrarrestar el Área de Libre Comercio para las Américas (ALCA).Al ALBA se han sumado hasta ahora Bolivia, Nicaragua, Honduras y Dominica. En esta sexta cumbre ingresaron además San Vicente y las Granadinas, y Antigua y Barbuda.Antes de la instalación formal de su cumbre, los presidentes presencian ayer un desfile militar en el Campo Carabobo, que conmemora el 188 aniversario de la Batalla de Carabobo, con la que se selló la independencia de Venezuela. De esta manera, Hugo Chávez aprovechó la presencia de sus aliados en la región para acallar los rumores de distanciamiento. La Prensa opositora ha publicado que varios presidentes mostraron su indignación tras ver cómo proyectos suscritos en el ALBA y financiados con el petróleo venezolano quedaban paralizados.«Dos espinas en la garganta»El escritor Mario Vargas Llosa dijo ayer que «para Chávez hay dos espinas clavadas en su garganta», en alusión a Colombia y Perú, países que «no han caído aún en la órbita» del presidente venezolano. Al recibir el doctorado honoris causa de la Universidad de Granada, Vargas Llosa señaló que en Venezuela «las universidades están a la vanguardia de la resistencia al chavismo y no se puede hablar de dictadura porque hay espacios que se están defendiendo de manera muy valerosa, con periódicos que hacen una oposición valiente».