Jorge Lorenzo: «El año pasado sentí miedo por primera vez»

Apenas queda un mes para ver cómo disfruta a lomos de su moto. Levanta pasiones no sólo entre los amantes del motociclismo, sino entre quienes le han visto pasar de una silla de ruedas a ponerse a más de 200 km/h en la primera curva del circuito. El piloto mallorquín ha despertado la admiración de muchos al ver cómo superaba las lesiones de las caídas gracias a su perseverancia y las ganas de disfrutar con su trabajo.

Jorge Lorenzo: «El año pasado sentí miedo por primera vez»
Jorge Lorenzo: «El año pasado sentí miedo por primera vez»

Se encuentra en Qatar sacando brillo al potencial de la moto, sobre la que en menos de un mes empezará a competir. Jorge Lorenzo ya tiene ganas de poner a prueba sus habilidades y demostrar que los excelentes resultados obtenidos hasta el momento con Yamaha, durante los entrenamientos, no son un espejismo del desierto. Ahora, deja a un lado los contratiempos de las lesiones y las caídas del pasado año y se prepara para su segunda temporada en MotoGP, donde esperar copar los podios. -¿Cómo se encuentra al inicio de esta temporada?-Bien, en buena forma y con ganas de que empiece la fiesta. Siento un poco de molestias en los tobillos que me rompí el año pasado, pero nada más.-Desde que terminó el año pasado, ¿cómo ha cuidado sus lesiones?-Tenemos un equipo multidisciplinar en el que cada uno hace lo suyo, y entre los miembros del equipo hay dos en concreto, la doctora Teresa Sola (kinesiología) y Vicens Punsola (fisioterapeuta) que se ocupan de esa parte. -¿Qué rehabilitación ha tenido que seguir para encontrarse al cien por cien al inicio de esta temporada?-Entrenar, entrenar, entrenar... comer bien y dormir un mínimo de ocho horas. Es el secreto para estar en forma.-Van a lomos de motos que multiplican por tres o más su peso y velocidades que alcanzan los 300 km/h, ¿qué requerimientos físicos necesitan? -Fuerza, resistencia, agilidad y flexibilidad… seguro que hay alguno más (bromea).-¿Pasa mucho tiempo en el gimnasio? -Si, entre cuatro y cinco horas tres días por semana, además de acudir dos días al circuito a rodar en moto de cross. Uno no debe parar, aunque la pretemporada sea tan larga como este año, ya que la competición comienza el 12 de abril.-En cuanto a la alimentación, ¿presta mucha atención a lo que come? -Sí. -¿Es más estricta la dieta en tiempo de competición? -Siempre, menos algunas comidas del fin de semana en pretemporada y en temporada, después de correr, también tenemos algún «salto libre». -Seguramente, hay alimentos que tiene prohibidos, pero, ¿de vez en cuando se toma alguno en plan de capricho? -Más que prohibidos resulta que no son muy buenos para la salud. Así que suelo aprovechar los «saltos» para comerlos.-Supongo que la palabra miedo no le dice mucho, cuando ha pasado de una silla de ruedas al sillín de la moto. Pero, ¿alguna vez ha temido por su vida en alguna de las caídas?-Sí, el año pasado sentí por primera vez miedo después de tantas caídas. No sabía qué ocurría, salía de una y me metía en otra. Recuperé la confianza en el tramo final, después de rodar muchas horas. Entonces, se me criticó mucho por nombrar la palabra miedo, pero pienso que fui sincero, fue lo que sentí.-De todas las lesiones y roturas que ha padecido, ¿por cuál ha temido no volver a disfrutar de la pasión por la velocidad?-La de China del año pasado fue espectacular. Pero como iba líder del Mundial y estaba disfrutando de un momento anímico brutal, decidí correr. Tal vez fue una de las más graves de mi carrera. Aún siento alguna molestia en los tobillos que me rompí, pero forma parte del juego.-Conducir una moto con múltiples lesiones y molestias resulta asombroso para el público que le sigue, ¿qué es lo mejor y lo peor de esta situación? -Lo mejor es no tenerlas (sonríe). Tal vez el apoyo de la gente, que se vuelca aún más contigo porque sabe que estás haciendo un sobreesfuerzo. Lo peor es el dolor, el paso por la enfermería-¿Qué se le pasa por la cabeza?-Que si te vuelves a caer la cosa puede convertirse en algo muy serio.-¿Qué le impulsa a seguir subiéndose a la moto? ¿De dónde saca las ganas?-Es para lo que nací. Desde el primer momento, he estado sobre una moto. Mi padre me construyó la primera a los tres años y al ver que se me daba bien, he seguido ese camino. No sabría hacer otras cosas, como entrevistar a alguien. Todos los trabajos tienen sus cosas buenas y sus cosas malas. Creáme, la única cosa mala son las caídas. Lo demás es maravilloso. Disfruto con mi curro, eso pocos pueden decirlo.-Su espíritu de superación es un ejemplo para muchos jóvenes, ¿se aprende o es innato?-Supongo que se aprende. Creo que tiene mucho de mental, si una persona cree en sí misma, puede llegar adonde se proponga. Ésa es la base para cualquier labor que se desempeñe. Me gusta leer libros de superación, como el de Lance Armstrong o Garry Kasparov.-¿Cómo animaría a alguien que le ha cogido miedo a subirse a la moto tras un accidente?-Si es una persona que va por la calle es distinto. Eso puede ocasionar un trauma, si el accidente ha sido grave. Pero en esta vida todo se supera si uno se lo propone. Hay que ser fuerte mentalmente, si no, sólo que ponemos cúmulos de desgracias en nuestra mochila. Y vida sólo hay una.

PERFIL - Nació en palma de mallorca, en 1987. - SU Ídolo en la infancia fue el italiano Max Biaggi.- BICAMPEÓN DEL MUNDO EN 250CC, categoría de plata del motociclismo, en 2006 y 2007.- Se estrenó en la máxima categoría (moto GP) consiguiendo la «pole» el 8 de marzo de 2008.- fue el mejor debutante en la categoría reina con una victoria, seis podios y cuatro «poles».- Le encanta comer paella, disfrutar de sus amigos, de un buen libro, la música rock y los videojuegos.