El Gobierno británico prohibirá a los bancos usar «paraísos fiscales»

El gobierno británico está redactando un código de buenas prácticas dirigido a los bancos que operan en el país con el que se prohibirá que utilicen los llamados "paraísos fiscales"a las entidades que suscriban este documento.De esta forma se ilegalizará el uso de jurisdicciones "offshore"-de nula o baja tributación- como por ejemplo las Islas Caimán, según publica hoy el "Financial Times".El borrador, cuya creación fue anunciada el pasado mes por el ministro de Economía, Alistair Darling, no sanciona sin embargo el uso de centros "onshore"como Luxemburgo, Holanda, Suiza o Delaware (EEUU).Asimismo, podría dejar la puerta abierta a seguir utilizando jurisdicciones como las de Jersey o la Isla de Man en el caso de "razones comerciales exentas de impuestos".Según el rotativo británico, algunos de los directivos de entidades bancarias que operan en el país y que han tenido acceso al borrador lamentaron el énfasis que hace el documento en el pago de impuestos de acuerdo al "espíritu y a la letra de la ley", y lo consideran más radical de lo previsto.La clave para que este acuerdo tenga éxito será que las entidades bancarias -incluidos los bancos extranjeros que operan en el Reino Unido- suscriban el documento, una opción que será voluntaria.El ejecutivo presidido por Gordon Brown confía en que los bancos aceptarán la nueva norma para evitar ser acusados de que favorecen la evasión fiscal de impuestos, algo que dañaría profundamente su imagen ante la opinión pública sobre todo en un momento en que los contribuyentes están pagando más para sostener la economía.