El nuncio Monteiro «número dos» de la Congregación de los Obispos

Como brazo derecho del cardenal Giovanni Battista Re, Monteiro velará por la tarea de más de 5.000 obispos.

MADRID- El nuncio del Papa en España, el portugués Manuel Monteiro de Castro, ha sido nombrado secretario de la Congregación para los Obispos, según explicó él mismo ayer en un encuentro con la prensa con motivo de un curso de verano. Llevaba nueve años como nuncio para España y Andorra, lo que es bastante tiempo: llegó en tiempos de Aznar y Juan Pablo II, y se va con Zapatero y Benedicto XVI bien asentados. Desde el Palazzo della Congregazioni, en la plaza Pío XII de Roma, será la tercera persona más importante del mundo a la hora de designar obispos, después del Papa y del prefecto de la congregación, el cardenal Giovanni Battista Re. En España, Monteiro de Castro tiene fama de haber participado en la nominación de muchos buenos obispos jóvenes, formados en la generación de Juan Pablo II, aunque se le suele acusar de ser lento en las decisiones. La Iglesia católica tiene más de cinco mil obispos. No todos son jurisdicción del cardenal Re: los católicos de rito oriental tienen su propia Congregación, y hay decisiones de las zonas de misión que se toman en la Congregación para Evangelización de los Pueblos. Pero a Monteiro no le faltarán tareas: organizar las visitas «ad limina» (cada obispo ha de encontrarse con el Papa en Roma al menos una vez cada cinco años), revisar estatutos en Conferencias Episcopales y velar por el «recto ejercicio» de la autoridad episcopal, lo que implica participar en algunos asuntos disciplinarios.

Del Caribe, con diplomaciaManuel Monteiro de Castro nació en Santa Eufemia, archidiócesis de Braga, Portugal, en 1938. Fue ordenado sacerdote en 1961, y arzobispo en 1985, cuando le nombraron Pro-Nuncio Apostólico de Trinidad y Tobago, lo que implicó después otras islas caribeñas. Licenciado en Derecho Canónico, ingresó en el Servicio Diplomático de la Santa Sede en 1967. Prestó servicios diplomáticos en Panamá, Guatemala, Vietnam, Australia, México y Bélgica. Habla italiano, español, inglés, francés y portugués. Fue además nuncio en El Salvador y Honduras, en Sudáfrica, Namibia, Swazilandia y Lesotho. En Roma sustituirá a Francesco Monterini, que ha sido designado arcipreste de la basílica de San Pablo Extramuros.