El PP acusa a Zapatero de generar «caos» en el sector del automóvil

La Razón
La RazónLa Razón

Los conejos de la chistera del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, con forma de ayudas a la compra de automóviles no han sentado bien en Cataluña. Ya van dos días de plan y los concesionarios siguen donde estaban, desconcertados y sin saber qué descuentos aplicar. Mientras llegan las reacciones ante las improvisaciones gubernamentales, la Generalitat no se decide a poner las ayudas de 500 euros.

La presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez Camacho, acusó ayer a Zapatero de haber generado el «caos» en el sector del automóvil, tras la entrada en vigor del plan. Camacho afirmó que la «verdadera cara de Zapatero es la de la improvisación y el engaño», y le culpó de generar «desigualdades» entre las comunidades autónomas con esta propuesta. «Zapatero presentó una medida sin consenso con el mercado, sin responsabilidad y sin coordinación con las comunidades autónomas», añadió la dirigente popular. Reclamó también a la Generalitat que aclare si aplicará o no la propuesta ante la «descoordinación» que ha mostrado.

El portavoz de CiU en el Congreso de los Diputados, Josep Antoni Duran i Lleida reclamó al Govern que contribuya con 500 euros a las ayudas por la compra de automóviles nuevos. Para el diputado, la propuesta de Zapatero es «irresponsable» y «menospreció» a las autonomías.

Por su parte, ERC propondrá hoy en el Parlament que, si el Govern decide aportar los 500 euros, «sólo la reciban los ciudadanos que adquieran coches fabricados en Cataluña. Su diputada Anna Simó dijo que no debe hacerse «seguidismo de una medida unilateral y desleal» del Gobierno.