Europa

Enchufadosen Detroit

La Razón
La RazónLa Razón

Tras unos meses en los que la crisis económica está haciendo estragos en la industria del motor, el Salón del Automóvil de Detroit, una exposición que marca la tendencia de los próximos años en este sector, ha dejado entrever que la presencia de los coches híbridos y eléctricos en las calles de la ciudad ha acelerado su ritmo de forma espectacular. El precio del carburante y la necesidad de fabricar coches respetuosos para el medio ambiente, algo que ya incluso es un argumento de marketing, ha provocado la presentación en oleada de muchos modelos que comparten el motor convencional con otro eléctrico o impulsado por energías alternativas. Chevrolet sacó de su factoría el Volt, un coche que funciona con un propulsor eléctrico que, en caso de quedarse sin batería, dispone de otro motor de gasolina capaz de recargarla y regresar al modo eléctrico. Tiene una autonomía de 70 kilómetros y en ciudad es más que suficiente si circulamos a menos de 70 km/h., algo habitual si no salimos a ninguna vía rápida. El Volt puede recargarse mediante electricidad, si enchufamos el cable a la red de la casa o en el garaje. Como si fuera un teléfono móvil. Pronto empezará su comercialización en América del Norte y se convertirá en una conducta habitual tener que alimentar las baterías del coche. Se acabó tener que pasar por la gasolinera tan a menudo para llenar el depósito de combustible. El que ya está en el mercado es el Toyota Prius, que de momento en Europa no cuenta con una gran aceptación, pero que se ha convertido en un icono en Estados Unidos por ser el vehículo más respetuoso con el medio ambiente. Mercedes y BMW también han entrado de lleno en esta batalla, aunque todavía no están a la altura de sus competidores, sobre todo en Estados Unidos. Detroit ha dejado que la compañía que quiera salvarse de la crisis tiene que apostar por los coches «limpios», y, sobre todo, no encarecer en el mercado estas nuevas formas de impulsar los vehículos. Esta vez sí, parece que la carrera por sustituir a la gasolina ha empezado de verdad. Eso sí, en el Salón del Automóvil de Detroit no faltaron otras propuestas, como el regreso del deportivo Chevrolet Camaro o la vuelta al mercado del Ford Taurus, que quiere volver a ser un éxito de ventas. La siguiente cita para los fabricantes será en Ginebra y Europa verá si los híbridos también aceleran su presencia en el mercado en los próximos años. Casi es una cuestión necesaria si quieren salvar sus cuentas en los próximos ejercicios.