Experimente un viaje al espacio

Los vuelos de gravedad cero, simulan un viaje espacial
Los vuelos de gravedad cero, simulan un viaje espacial

Siguiendo rigurosas normas de seguridad, el vuelo de gravedad cero ha sido utilizado por la Nasa para preparar a sus astronautas desde hace 40 años y, gracias a él, el actor Tom Hanks pudo flotar durante el rodaje de la película «Apolo 13».

 

Destinia.com ofrece ahora, por 3.700 euros por persona, un programa que incluye intervalos de gravedad lunar y marciana, de manera que los viajeros podrán sentir lo mismo que Neil Armstrong y Buzz Aldrin durante su misión pionera a la luna y vislumbrar el futuro cuando experimenten la sensación de caminar por Marte, antes incluso de que ningún ser humano haya pisado el Planeta Rojo.

 

El avión despega con un vuelo nivelado para ascender en ángulo de 45 grados, momento en el que los pasajeros perciben una carga de 2G (dos veces la fuerza de la gravedad). A continuación, se apagan los motores y el avión se desliza por la parte superior del arco, comenzando la sensación de ingravidez para posteriormente reducir lentamente la caída y volver a repetir la maniobra. Los pasajeros experimentan unos 30 segundos de microgravedad por cada parábola.

 

El vuelo de gravedad cero incluye una clase previa sobre la ingravidez impartida por un veterano astronauta de la Nasa y, al finalizar el viaje, se organiza una fiesta de vuelta a la gravedad con entrega de galardones. Además, ofrece la posibilidad de complementar esta experiencia con un paquete diseñado de forma personalizada para los viajeros, que incluye el traslado, alojamiento, visitas guiadas a los principales puntos de interés turístico y traductores en cualquiera de las ciudades de Estados Unidos desde donde despegan este tipo de vuelos.

 

Destinia.com también ofrece el vuelo espacial orbital, que consiste en pasar una semana en la Estación Espacial Internacional e incluye varios meses de intenso entrenamiento en el legendario Gagarin Cosmonaut Training Center, el lanzamiento a bordo de la lanzadera Soyuz-FG viajando a 29.000 kilómetros por hora y los ocho días de alojamiento en los que se circunvalará la Tierra cada 90 minutos. Por otro lado, la oferta incluye el vuelo espacial suborbital que permite observar la espectacular visión de la curvatura de la Tierra desde 100 kilómetros de altura a la vez que experimentan hasta cinco minutos de ingravidez continuada.