Falsas creencias sobre la hipertensión

Falsas creencias sobre la hipertensión
Falsas creencias sobre la hipertensión

«Lo mío es hipertensión nerviosa»Esta es la creencia mas generalizada, que lleva al mal uso de tranquilizantes «para bajar la presión». La presión puede subir cuando uno está nervioso, así como en épocas de mayor estrés (problemas laborales, duelos, separación, etc), pero lo importante es cuanto sube y por cuanto tiempo sube. La hipertensión no es nerviosa en su origen y desde luego no baja con tranquilizantes. El estrés puede disparar o contribuir a la manifestación de la enfermedad, pero no la origina ni la mantiene elevada.

«Mi presión sólo está alta cuando voy a la consulta, porque me pongo nervioso»Algunas personas pueden experimentar lo que se llama hipertensión de bata blanca cuando se encuentran en el consultorio. Esto significa que la presión arterial se eleva temporalmente debido a la tensión nerviosa .Muchas cosas pueden afectar su presión arterial, el estrés, el esfuerzo físico, una emoción violenta, el cansancio físico o intelectual. Controlarse la presión en su domicilio (automedida) aporta información para su médico. Pero cuando en esos registros Ud. advierta presión mayores a 140-80 consulte.

«No tengo la tensión alta porque no me duele la cabeza, la nuca, ni estoy intranquilo ni tengo insomnio»La presión arterial elevada no tiene síntomas. Es por eso que se le llama el asesino silencioso. La única manera de saber si Ud. tiene presión alta es tomarla frecuentemente. Uno de cada cuatro personas padecen de hipertensión y mas del 30 por ciento desconocen que lo son.«Actualmente casi todo el mundo tiene alta la presión. Son cosas de la vida y no debo preocuparme»El estrés es un factor de riesgo para la hipertensión.Por esa misma razón es tan importante controlar su presión habitualmente .Las personas con presión alta tienen 3 veces mas posibilidades de tener un problema coronario y seis veces mas posibilidades de desarrollar una insuficiencia cardiaca. También la presión elevada es el primer factor de riesgo para las enfermedades cerebrales.

«Ya tomé mi medicación para la presión durante un tiempo. Me siento mucho mejor ahora. Pienso que seria hora de dejarla»La hipertensión arterial es una enfermedad crónica. Puede ser perfectamente controlada pero no curada. Si su medico le prescribió medicación, tómela tal cual el la indicó. Disminuir las dosis o suspenderlas temporalmente es peligroso.Pero en el tratamiento de la presión no todo son medicamentos... Ud. debe bajar de peso, comer con pocas grasas y sin sal , dejar el tabaco y realizar actividad física frecuentemente.

«Las pastillas de la hipertensión pueden combinarse con cualquier otra medicación»Las personas con hipertensión arterial deben saber que algunas medicaciones para el resfriado, tales como las gotas nasales descongestivas o ciertos jarabes o preparados con efedrina deben evitarse por ser peligrosas e interferir con la medicación antihipertensiva.

«No se necesita controlar la presión arterial hasta llegar a una determinada edad»Es una buena idea comenzar a controlar la presión arterial incluso desde la niñez. Los niños y adolescentes pueden tener presión arterial y es mucho lo que se puede hacer para tratarla. El pediatra es el encargado de ese control.

Para más información acuda al Club del Hipertenso de la Sociedad Española de Hipertensión-Liga para la Lucha contra la Hipertensión Arterial (SEH-Lelha)