«Fidelito» visita Bruselas en busca de dinero fresco

Los expertos de la Unión quieren aconsejar a Cuba sobre la mejor manera de acceder a los fondos.

«Asusta lo que se parece a su padre, es igual que el comandante», señaló perplejo un portavoz comunitario. El comandante al que se refería era Fidel Castro, y el que visitó ayer Bruselas fue su primogénito, Fidel Castro Díaz-Balart, quien se reunió con los máximos responsables de la Comisión Europea para impulsar la cooperación en materia científica.«Fidelito», como le conocen en la isla, se entrevistó con el comisario de Desarrollo, Louis Michel, uno de los mayores defensores de la apertura hacia la isla, y con el responsable de Ciencia, Janez Potocnik, para avanzar en áreas de interés común, como la salud o la biotecnología. Los expertos de la Unión quieren aconsejar a la isla sobre la mejor manera de competir para poder acceder a los fondos para proyectos conjuntos que permite el Séptimo Programa Marco, tras el impulso que decidieron dar a la cooperación durante la visita de Michel el pasado marzo. Durante el último programa marco, que coincidió con los cinco años de tensión entre la Unión y La Habana, el régimen castrista presentó 39 proyectos para ser financiados con dinero europeo, y sólo recibieron ayuda para uno, aunque desde la comisión insisten en que cooperación y diálogo político no están vinculados.Nuevos vientosEl levantamiento de las sanciones y la reanudación del diálogo el pasado año abrieron las ventanas a los vientos de cambio. Bruselas navega entre continuar con el «business as usual» que defienden los países, al timón del diálogo político, como probaron con el mantenimiento de su posición respecto a la isla el lunes, y el impulso que protagoniza la Comisión en cooperación, donde tiene las manos libres para imponer su remada. Castro, físico nuclear y actualmente consejero científico del régimen, jugó un papel más relevante en la isla hace casi dos décadas. Sin embargo, ser el primogénito nunca terminó de abrirle la puerta de la sucesión y «ha mantenido una relación difícil con su padre», según explica por teléfono desde Estados Unidos Franz Calzón, director del Centro para una Cuba Libre. El primógenito, que estudió en Moscú durante la Guerra Fría, fue apartado de las fotos oficiales por el dictador por desavenencias personales, y ahora «Fidelito» busca su sitio bajo la mirada más familiar de su tío Raúl.Tres puntos críticos1/ SÓLO COOPERACIÓN: El encuentro entre Castro hijo y los comisarios europeos se limitó a estudiar el potencial desarrollo de áreas de cooperación científica mutua.2/ DIÁLOGO «CORDIAL»: Los asistentes a la reunión destacaron que el diálogo fue «muy constructivo y cordial» y en ningún momento abordó aspectos políticos de la isla.3/ LA NUEVA SENDAL: UE retomó el diálogo con Cuba en octubre pasado, tras haberlo cortado durante cinco años. Esta semana, se resolvió continuar en la misma senda.