Focus segunda juventud

A los ojos de los clientes, los cambios no son profundos. Pero Ford ha renovado y mucho su popular Focus, que entra en una segunda juventud.

La Razón
La RazónLa Razón

Nadie pone en duda que el Focus ha sido uno de los modelos de mayor éxito comercial de Ford desde su lanzamiento. A lo largo de su vida se han vendido más de cinco millones de unidades y, por lo que se refiere a España, las matriculaciones de este vehículo han ascendido a 570.000 unidades. Casi nada. No es extraño que haya sido líder de ventas en 2006 y que el año pasado también ocupara la primera posición entre los coches de su categoría. Pero la renovación es necesaria para seguir en el dominio de las ventas y, por ello, la división europea de la marca del óvalo presenta una renovación profunda del modelo. Una mejora que afecta más a lo que no se ve que a las formas exteriores.

En el frontal es donde apreciamos los cambios más espectaculares. Su radiador bajo el parachoques, en forma de trapecio invertido de grandes dimensiones, otorga agresividad al conjunto. A los lados, los faros supletorios, pequeños, pero de gran luminosidad y, por encima, unas ópticas de diseño muy moderno que, junto con el capot, aumentan el efecto de unos anchos pasos de rueda.

 

Espíritu rally

El aspecto general impresiona por su imagen de deportividad a la que contribuye un capot motor realizado en tres planos. Parece que los coches de serie hayan heredado el espíritu de los Focus que han conquistado el mundial de rallyes en las dos últimas temporadas. También ha cambiado bastante la zona posterior y sus faros. Las modificaciones son de tal nivel que, de la anterior carrocería, los diseñadores de la marca solamente han conservado el techo.

En el interior también se aprecian mejoras, no sólo en calidad de materiales, sino también en el equipamiento, con detalles de berlinas de gran nivel como el medidor de presión de neumáticos o la conexión automática de las luces de emergencia para avisar a los coches que vienen detrás en casos de frenada brusca.

Las carrocerías disponibles son las habituales de tres o cinco puertas, además de una «station wagon». Está prevista una versión descapotable, desarrollada por Pininfarina, que estará preparada para antes de los meses de verano.

En cuanto a los motores, se presentan los habituales de la casa en gasolina y diésel con potencias entre 80 y 225 caballos. Con precios de hasta veintiseis mil euros en las versiones más potentes y mejor equipadas.