García dice que el nuevo modelo incumple el pacto de la Asamblea

La consejera de Economía destacó que la reforma «no garantiza una financiación per cápita, al menos, igual a la media nacional». 

Inmaculada García, durante su intervención en el pleno extraordinario de ayer sobre financiación autonómica
Inmaculada García, durante su intervención en el pleno extraordinario de ayer sobre financiación autonómica

Murcia- La consejera de Economía y Hacienda, Inmaculada García, aseveró ayer en un pleno extraordinario del Parlamento regional que el nuevo modelo de financiación autonómica, aprobado el pasado 15 de julio por el Consejo de Política Fiscal y Financiera, «incumple dos terceras partes del acuerdo alcanzado por la comisión especial sobre financiación autonómica de la Asamblea Regional» y criticó que aún se desconozcan las cifras y los términos de su evolución para la Comunidad.En esta línea, calificó de «incomprensible» la acogida favorable del PSRM-PSOE al nuevo modelo de financiación autonómica, dado que «incumple 14 de los 21 puntos» del acuerdo alcanzado por unanimidad en la Asamblea, que, según dijo, «implicaba, en definitiva, que si iba a haber un nuevo modelo de financiación nunca se admitiría que fuera peor que el anterior».García subrayó que el nuevo modelo de financiación autonómica no recoge «mecanismos de garantía, ni de evolución de la suficiencia financiera del modelo, ni garantiza una financiación per cápita, al menos, igual a la media nacional», por lo que «incumple absolutamente» lo acordado por el Parlamento regional.La consejera de Economía y Hacienda del Gobierno regional resaltó que el nuevo sistema de financiación «no potencia el peso de las variables demográficas, sino otros criterios hechos a medida de las comunidades mejor tratadas en el modelo» y añadió que el modelo no contempla «a más de 63.000 murcianos en el año 2009, que sólo serán reconocidos en 2011», al tiempo que señaló que tampoco hace alusión a la población inmigrante, para la que se pedía una «especial consideración» en el acuerdo. Además, el modelo, según indicó la responsable de Economía y Hacienda, «penalizará las decisiones normativas de rebajar impuestos adaptadas por la Región a lo largo de estos años y aplazará la financiación local hasta 2011, por lo que tampoco se cumple el acuerdo». Y añadió que también «elimina el establecimiento de una cantidad fija por bloque competencial con el fin de cubrir los gastos fijos asociados a las compentencias asumidas, que beneficia a las comunidades más reducidas en población, como Murcia».Por todo ello, aseguró García, que "no había forma de aprobar esa propuesta sin traicionar el acuerdo de la Asamblea y no se puede celebrar la imposición de ese modelo sin ignorar que incumple dos terceras partes de lo que la soberanía de la Región de Murcia solicitaba como mínimos».«Peor que el anterior»La consejera de Economía explicó que el modelo anterior, aprobado por unanimidad en 2001 «contemplaba los mecanismos necesarios de actualización y era, además, netamente favorable para los intereses de la Región». En este sentido, señaló que «no hacía ninguna falta modificar el sistema de financiación, ya que hubiera bastado con aplicar los mecanismos de actualización de la población previstos para reconocer la nueva realidad demográfica de todas las Comunidades Autónomas, y satisfacer así la demanda de justicia redistributiva y solidaridad que debe de orientar un sistema de financiación autonómica.

Un modelo que propicia a los ricosEl diputado del grupo parlamentario popular Domingo Segado lamentó ayer que el PSOE de la Región de Murcia apoye el nuevo modelo de financiación autonómica, que, a su juicio, «propicia que más reciba quien más riqueza tiene», en referencia a la negociación del nuevo sistema autonómico entre el Gobierno central y Esquerra Republicana de Catalunya. «Lo peor no es que un Gobierno autonómico pelee por obtener los mayores recursos posibles; lo triste es que hay un Gobierno en España que es incapaz de mantener un principio de solidaridad entre Comunidades Autónomas». Asimismo, reprochó a los socialistas de la Región de Murcia que «hayan admitido que un catalán tiene que recibir casi 200 euros más que un murciano», al tiempo que aseguraron que «Cataluña siempre recibirá seis puntos por encima de la media nacional».