Isabel II la reina más longeva de la historia

Con 81 años y una salud de hierro, Isabel II celebró ayer una fecha muy especial: la que la convierte en la soberana más longeva, por delante de la reina Victoria.

La Razón
La RazónLa Razón

Suena a extraña onomástica, y lo es porque desde hace más de cien años no ocurría algo así. Isabel II de Inglaterra, de 81, se convirtió ayer a las seis en punto de la tarde en la monarca británica más longeva de la historia al superar a su tatarabuela, la reina Victoria, según informó el Palacio de Buckingham. Su residencia oficial en Londres fue la encargada de avisar de tan feliz acontecimiento, después de que en 2006 los británicos festejaran el 80 cumpleaños de su reina.

81 años, 7 meses y 30 días

Además, para que no hubiera dudas a la hora de cuadrar fechas, explicaron en una nota todos los datos que la hacen acreedora de tal récord. La reina Victoria nació el 24 de mayo de 1819 y vivió 81 años, siete meses y 29 días, hasta su muerte en 1901. Sin embargo, Isabel II, que nació el 21 de abril de 1926, superó ayer la marca de su tatarabuela: 81 años, siete meses y 30 días.Victoria, no obstante, continúa siendo la reina británica que más tiempo ha permanecido en el trono, con casi 64 años, un récord que su tataranieta batirá si su reinado, que comenzó en febrero de 1952, dura hasta septiembre de 2015. Según el Palacio de Buckingham, Isabel II no tenía previsto celebrar este hecho de manera oficial y pasó el día ocupada en sus obligaciones y en cumplir con la agenda a la espera de la Navidad.

Curiosamente, la noticia ha servido para olvidar por un momento la otra gran historia del día, ya que la Prensa británica ha publicado que Guillermo de Inglaterra y Kate Middleton ya viven juntos. Después de su sonada ruptura durante el verano, la pareja se ha dado una segunda oportunidad y, según los rumores, la definitiva. Con el consentimiento del Príncipe de Gales, Kate y Guillermo habrían decidido establecer su residencia en Clarence House, para así evitar el acoso de los «paparazzi», que, dicen, fue el detonante para que ella acabara con el noviazgo.